Orar no lo deja caer en tentación

Lehisy Domínguez Contacto

Ni la fama ni la popularidad han hecho que el cantante Ramsés Herrera, conocido como BCA, pierda el norte de sus objetivos y se deje seducir por las tentaciones. A pesar de que durante su duro andar por tratar de que alguien le diera la oportunidad para cantar, no fue fácil. Sin embargo, el rodearse de personas con ideales hizo que hoy sea un hombre de bien. Pero aseguró que, como todo ser humano, tiene defectos, así lo confesó en una entrevista ayer en las instalaciones de Epasa.

Su principal pilar para no dejarse vencer ante cualquier obstáculo es que ora mucho, algo que le inculcó su familia desde pequeño. Su fe es tan grande que tiene tatuada en el brazo derecho a una persona de rodillas, que simula ser él, y la palabra perseverancia.

Este joven artista, quien colocó una de las canciones más pegadas del año, una que las mujeres convirtieron en su himno, titulada “Las bonitas no se trauman”, manifestó que tiene muchos planes y sueños dentro del mundo musical, el primero es ganar o tener reconocimientos a nivel internacional. El otro es sentarse y agarrar un par de jóvenes y orientarlos en diferentes aspectos para que de esa manera sean personas de bien. Serían palabras de motivación, aclarando que es sin fines de lucro. “El enemigo de uno es uno mismo”.

El intérprete de “La propuesta” señala que no se le da la participación a la juventud en muchos temas de interés nacional. En este caso, no le echa la culpa al Gobierno, sino que la sociedad en general debe de integrar más a los jóvenes.

Añadió que le gustan los tatuajes, tanto así que considera tatuarse completamente los brazos, pero lo piensa porque duele mucho. Actualmente tiene cuatro, todos tienen un significado, entre esos: las iniciales y la fecha de su abuela paterna, en otro tiene la historia de su vida, que es cantar.

Por último, indicó que promociona el sencillo titulado “Un lokito”, un tema dedicado a las mujeres, a que siempre deben buscar a alguien que las haga sonreír. Esa persona que haga locuras en la relación de pareja y deje la monotonía a un lado.

.