Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Gobierno dice que ya hizo todo lo que quería la Ocde

Luego de la debacle del escándalo Panamá Papers, que dejó en entredicho el nombre del país, que significó la caída del negocio "off shore" en el país, en casi un 40%, la pérdida de clientes de este mercado hacia Miami, y obligó a las autoridades a someter el sistema financiero a una serie de nuevas reglas dictadas por la Ocde y la Unión Europea, el Gobierno panameño afirma que ya no tiene cuentas pendientes en materia de transparencia.

Así lo dijo a EFE la canciller y vicepresidenta Isabel de Saint Malo de Alvarado. "Panamá no tiene ningún tema pendiente con la agenda global de transparencia fiscal, y además estamos a la vanguardia", sostuvo de Saint Malo.

Publicidad

"A un año de los papeles de Panamá, no defendemos un manifiesto, sino que en nuestras acciones ha quedado demostrado que la transparencia es nuestra prioridad, adoptando marcos legales, compromisos y mecanismos que nos han merecido el reconocimiento de organizaciones y líderes globales que impulsan esta agenda de cooperación internacional", aseguró.

En un primer momento, el Gobierno intentó este camino con un comité de expertos liderado por el nobel de Economía Joseph Stiglitz, una estrategia que le costó aún más reputación, ya que el estadounidense y su compañero suizo Mark Pieth renunciaron meses después alegando falta de transparencia del lado oficial y poca voluntad para acometer los cambios que fueran necesarios.

Más tarde, en octubre, el país se adhirió a la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal de la Ocde, que lo abrió al intercambio bilateral automático de información con más de 100 jurisdicciones.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title