Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

¡Hora de los independientes!

Solo los tres candidatos presidenciales independientes que logren la mayor cantidad de firmas hasta el 31 de diciembre del 2018, podrán participar en las elecciones del 2019.

Las reformas electorales establecen como mínimo de firmas 18,542, pero eso no significa que todos los que sumen esa cantidad puedan correr en los próximos comicios, sino que habrá una competencia.

Hasta ahora ya se movilizan en la recolección de firmas la diputada Ana Matilde Gómez, así como los abogados y comunicadores Ricardo Lombana y el Dr. Miguel Antonio Bernal. El jurista Ernesto Cedeño y el “chiricano” Gerardo Barroso, también programan inscripciones.

Publicidad

Entre los candidatos independientes se deberá distribuir un financiamiento preelectoral de un millón 225 mil dólares; el que más adherentes logre, mayor cuantía recibirá. La cifra es mínima en comparación con cerca de $49 millones que recibirán los partidos políticos.

En las pasadas elecciones el apoyo popular a las candidaturas presidenciales independientes fue bajo. Por el economista Juan Jované votaron 10,805 electores, por el transportista Esteban Rodríguez 2,240 y por Gerardo Barroso 1,598.

El Tribunal Electoral pregona como la gran vaina que antes de la reforma electoral, los candidatos  de libre postulación recibían  $0.50 por cada adherente de respaldo, pero ahora serán $7.00, pero esa cifra es comparando la cantidad de adherentes que respaldaron a los candidatos de libre postulación en la última elección.

El financiamiento postelectoral solo se distribuirá trimestralmente y por 5 años entre los candidatos de libre postulación que ganen, pero la suma que les corresponda tendrá que ser sustentada con gastos para actividades académicas, foros, seminarios y congresos. 

De los candidatos independientes que se movilizan hasta ahora, la que tiene la mayor ventaja es Ana Matilde Gómez, quien tiene acceso casi ilimitado a los canales de televisión, al punto que con mucha sorna el colectivo Frenadeso la reabautizó como “La Nananina” de la TV, por aquello de que está ¡aquí como todos los días”, al igual que la actriz Mimi Cal, que interpretaba a Luz María Nananina, en el programa “Tres Patines y la Tremenda Corte”.

Además la diputada Gómez cuenta con la tribuna de exposición nacional como la Asamblea Nacional y se desconoce si separaría de sus ingresos y beneficios como diputada durante la fase de inscripción y en medio de la campaña. Ya tiene experiencia en candidatura independiente al lograr 20,182 votos en su elección como diputada.

Por ser funcionaria electa, Ana Matilde Gómez no tendría que renunciar a su curul seis meses antes de las elecciones, como se obliga al resto de los altos cargos del gobierno.

Ya Ricardo Lombana renunció a la dirección del programa Eco 360, por considerar que no era ético estar recolectando firmas para una candidatura y aprovechar su condición la frente de un programa.

Lombana reconoció que es el momento de los “antisistemas responsables”, porque Panamá necesita renacer, porque el país se nos va de la mano y pueden venir tiempos de inestabilidad.

El abogado reconoció que es una carrera con obstáculos y con la ventaja para los partidos políticos a pesar maquillaje con que se vendieron las reformas electorales.

En la práctica hasta los inscritos en partidos pueden firmar por un candidato independiente, sin que ello represente renuncia a su colectivo

Miguel Antonio Bernal también cuestiona la regla de limitar a tres los candidatos y preguntó por qué no hacen lo mismo con los partidos políticos.

Bernal está confiado, porque sostiene que hay más gente buena que mala. Su principal objetivo será su aspiración casi eterna: la Constituyente. No es promesa, es convicción, aclara el hombre que ya ha sido dos veces candidato a la alcaldía de Panamá.

Todavía falta un invitado que está como el “amagar y no dar”: Rubén Blades, que sin duda lograría en poco tiempo las firmas necesarias para una candidatura independiente.

Pero a la fiesta también puede sumarse a último momento la diputada Zulay Rodríguez, quien sin duda no descartaría esa opción si vislumbra que sus aspiraciones serían bloqueadas por los sectores del PRD plegados al poder económico.

Hasta ahora Zulay es la única figura en los partidos políticos que genera algo. Está vedada en los grandes canales de televisión, pero en las redes sociales es un fenómeno. Unos la adoran, otros la odian y le tiran a matar.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title