Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Indígenas brindan aporte para la calidad del mejor café del mundo

Más allá de la calidad que impresiona al mundo, la especialidad del café Geisha panameño está en el manejo que le dan las manos de hombres y mujeres, en su mayoría de la etnia indígena Ngäbe Buglé de Panamá.

Estos trabajadores cuidan con esmero los árboles de café desde su floración hasta la recolección de los granos maduros, para sacar los mejores lotes que este año se expondrán en la XXII versión Cata Internacional, organizada por la Asociación de Café Especial de Panamá (SCAP por sus siglas en inglés).

Publicidad

Así lo corroboró a Acan-Efe, Daniel Peterson, gerente de la Hacienda La Esmeralda, el hogar del Geisha que ha logrado los mejores precios internacionales en las subastas electrónicas del “Best of Panama”, tras alcanzar en el 2016 un valor de 601.00 dólares la libra en un lote de 100 libras.

A pesar de que los caficultores luchan en conjunto con la mano de obra por superar la calidad alcanzada, los cambios en el clima también están afectando la producción del café Geisha.

Los efectos climatológicos provocaron que en el 2017 la floración comenzara tarde, a finales del mes de mayo, lo que podría causar que la cosecha se extienda hasta marzo del 2018, dijo a Acan- Efe, Gonzalo Rojas, productor de café especial y gerente de Casa Ruiz.

Agregó que las estimaciones de la producción del café Geisha de Panamá pueden rondar en los 1,200 quintales de altísima calidad, actividad que genera entre la recolección y el proceso, un aporte en mano de obra de unos 200 mil dólares.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title