Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Mossack Fonseca ayudó a gringos a evadir impuestos

La firma panameña Mossack Fonseca tenía al menos 2,400 clientes establecidos en Estados Unidos durante la última década, y constituyó al menos 2,800 empresas a nombre de estos clientes en Islas Británicas, Panamá, las islas Seychelles y otras jurisdicciones especializadas en ocultar riquezas, informó ayer el “New York Times”.

Aunque muchas de las transacciones era legales, documentos obtenidos por el “Times”, como mensajes de correo electrónico, copias de pasaportes, libros de contabilidad de las transacciones bancarias e incluso códigos utilizados para referirse a los clientes, muestran que la empresa hizo mucho más que simplemente crear empresas “offshore” ficticias y cuentas.

Para muchos de sus clientes estadounidenses, Mossack Fonseca ofreció una guía de instrucciones para evadir impuestos de Estados Unidos y las leyes de divulgación financiera.

Publicidad

Estas incluían la ubicación de un individuo de una jurisdicción "de impuestos conveniente" para ser el dueño ficticio de una cuenta en el extranjero, ocultando al verdadero propietario americano, o alentar a un cliente que sabía era un residente de los Estados Unidos para utilizar sus pasaportes extranjeros para abrir cuentas en el extranjero, de nuevo para evitar el escrutinio de los reguladores.

Si el departamento de cumplimiento en un banco extranjero contactado por Mossack Fonseca a nombre de sus clientes comenzaba a hacer demasiadas preguntas acerca de quién era dueño de la cuenta, la firma se volcaba hacia los otros bancos menos curiosos.

Y a pesar de que el bufete de abogados dijo públicamente que no trabajaría con los clientes condenados por delitos o cuyas actividades financieras hubiesen dado "señales de alerta", los documentos obtenidos muestran que varios individuos en los Estados Unidos con antecedentes penales fueron capaces de usar a Mossack Fonseca para abrir nuevas empresas “offshore”.

Las autoridades federales estiman que el Gobierno estadounidense pierde entre $40 mil millones y $70 mil millones al año en impuestos no pagados en las explotaciones “offshore”.

Los expertos en ley federal de impuestos, lavado de dinero y cuentas en el extranjero cuestionados por el “Times” dijeron que el bufete de abogados tenía ocurrencias creativas para ahorrar dinero de los clientes. Una táctica común: la venta de bienes raíces como un cambio de activos de la empresa, en lugar de como un pedazo de la propiedad objeto de transferencia de impuestos.

En 2001, Sanford I. Weill, entonces jefe de Citigroup, creó una cuenta “offshore” llamada Inocentes para su yate. Alfonso Soriano, exjugador de los Yanquis de Nueva York y otros equipos, tenía una sociedad anónima panameña creada para él. John E. Akridge III, un desarrollador inmobiliario líder en Washington, viajó a Panamá para reunirse con los abogados Mossack Fonseca, que creó en 2011 la Fundación Familia Cyclops en Panamá, junto con una cuenta bancaria relacionada.

Cuenta el “Times” que en 2006, mediante un correo electrónico secreto establecido por Mossack Fonseca para que su correspondencia no fuera rastreada por las autoridades, un hombre de negocios del estado de Washington hizo una pregunta común entre los potenciales clientes estadounidenses de la empresa:

"¿Cómo un ciudadano de Estados Unidos lleva legalmente fondos a Panamá sin el conocimiento del Gobierno de Estados Unidos y cómo esos fondos pueden ser invertidos provechosamente sin que el Gobierno de EE.UU. sepa acerca de ellos?".

Un abogado de Mossack Fonseca le respondió: "Tenemos ahora una oferta especial por la que se crea una fundación privada combinación / empresa por una tarifa fija de $4,500.00. Incluye documentos constitutivos, reglamentos, oficiales y directores fiduciarios, cuenta bancaria y gestión de los fondos, la provisión de firmas autorizadas, números de teléfono y de fax neutros y servicios de transporte de correo, tanto para la fundación privada y su empresa subyacente", dijo Owens.

Con esta estructura legal en su lugar, cualquier dinero colocado en estas cuentas sería esencialmente como meterlo en un agujero negro.

"Si creamos una fundación privada y la empresa subyacente para usted, los fondos serán completamente privados (Estados Unidos no puede saber) tan pronto son depositados en una cuenta bancaria o cuenta de inversión en el nombre de la empresa subyacente o la fundación privada", escribió el abogado.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title