Un ‘duro’ entre los donantes de Varela

Martin Lustgarten, el austriaco-venezolano acusado en Estados Unidos de lavar hasta $100 millones del narcotráfico, aparece en la lista de donantes de la campaña del mandatario Juan Carlos Varela.

Lo del lavado fue reportado en mayo del 2015 por el “Nuevo Herald”, en un reportaje en el que se advierte que el sujeto también tuvo problemas con la justicia en Venezuela, donde se le mencionó en el sonado asesinato dentro de un auto deportivo de la asesora de finanzas Ivonne Milanés. El socio de la asesora –Antonio José Moros– también había sido asesinado cuatro días antes. Los crímenes se dieron en febrero del 2006 y los autores materiales fueron agentes de la policía contratados como sicarios.

La donación a Varela aparece en la propia lista publicada por el mandatario. El aporte fue registrado el 25 de marzo de 2013 y fue por $1,000.

Lustgarten, quien residía entre Panamá y el sur de Florida, fue arrestado en abril del 2015 y trasladado a Boston para enfrentar cargos bajo sospecha de que operaba “una compleja red de compañías extranjeras” que se presentaban como financistas de operaciones de comercio exterior para encubrir “transferencias ilegales de dinero”, según documentos presentados en una corte federal en Florida, destacó en su momento el “Nuevo Herald”.

De acuerdo con la orden de detención emitida, Lustgarten y el residente de Nueva York Salomón Bendayan utilizaron cuentas bancarias abiertas en al menos cinco países para presuntamente “lavar entre $40 millones y $100 millones para los carteles de la droga y organizaciones paramilitares de América del Sur”.

Los Panamá Papers revelaron como con la asesoría y asistencia del connotado bufete Mossack Fonseca & Co., Lustgarten constituyó más de una docena de empresas “offshore” y fundaciones privadas (sin fines de lucro) entre 2003 y 2014, que más tarde fueron señaladas en Estados Unidos como fachada para movilizar por igual dinero de inversionistas, importadores, bonos de la deuda venezolana, corrupción cambiaria de Venezuela y hasta capitales de empresas vinculadas con narcotráfico y paramilitarismo colombiano.

Cuando la justicia de EE.UU. detuvo a Lustgarten en abril de 2015, estaban seguros de que tenían en sus manos un caso monumental de blanqueo de capitales, pero no lograron obtener de los Gobiernos de Hong Kong, Singapur, Panamá, Colombia y Suiza los estados financieros que probaban el origen ilícito de los fondos movilizados desde las cuentas del empresario. Los cargos en su contra fueron retirados y este recuperó su libertad en diciembre de 2015, reportan diversas publicaciones.

Un año después, los Panamá Papers revelaron una serie de archivos y documentos del bufete Mossack Fonseca & Co. –del que Martin Lustgarten era más que un cliente vip– que dejan al descubierto estados de cuenta de las empresas de este experto en ingeniería financiera. Unos pocos reportes de su compañía Flametree Holdings Corp. Limited, establecida en Hong Kong, bastaron para determinar que por sus arcas pasó dinero de importantes corporaciones textiles colombianas ligadas al narcotráfico, que terminó contaminando el sistema financiero estadounidense. Además de otros capitales sospechosos provenientes de casas de bolsa en México, así como empresas y ciudadanos venezolanos investigados por irregularidades cambiarias.

Además de Flametree Holdings Corp. Limited, el empresario austriaco-venezolano abrió otras 5 empresas en Hong Kong, que allá recibían la asistencia de Orion House (“partner” de Mossack Fonseca al otro lado del mundo). Estas fueron: Clifton Capital Limited, Ram Technologies Limited, Torsten Management Corp. Limited, Orbital Horizons Limited y Excellence Panama Limited.

La publicación de “Vice” reprodujo una declaración del fiscal Joseph Palazzo, de la División Criminal del Departamento de Justicia en Washington, en la que destacaba que la detención de Lustgarten fue la “culminación de varios años de investigación por parte de un grupo de trabajo conjunto en el Distrito de Massachusetts (…). Amplias escuchas telefónicas se llevaron a cabo en los EE.UU. y en Colombia, y en varias órdenes de registro de mensajes de correo electrónico del Sr. Lustgarten. Así que hay un montón de evidencia documental”.

Pese a todos estos elementos, Lustgarten quedó en libertad en diciembre de 2015, luego de permanecer nueve meses en prisión sin fianza. Los fiscales retiraron los cargos en su contra y el caso se desvaneció.

En el Istmo, el venezolano también creó el Consorcio Fondo de Bienes Panameño S.A. (Panbienes), que estuvo a punto de colocar nuevamente a Martin Lustgarten cara a cara con la justicia. Se trató de una administradora de fondos para compras programadas, con estructura piramidal, que fue abierta con capital venezolano en 2007.

.