Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Aprovechar

Milcíades Ortiz Catedrático

En más de 50 años, nunca se había aprovechado tanto la matanza de 1964, en la que hubo muertos y heridos luchando por la soberanía en la Zona del Canal, por parte de intereses diversos. Recuerdo años en que estos actos no contaron con el apoyo gubernamental ni popular, reduciéndose al dolor de los familiares de las víctimas fatales y los heridos. Pero el tiempo cambia. Esta vez hemos visto el comienzo de la actividad política de las próximas elecciones, mezclada con una variedad de lo que se conoce en sociología del poder como “agendas ocultas”. Para muchos ha sido lamentable. Se trató de eclipsar el profundo significado del sacrificio de un pueblo ante el altar de la patria, pidiendo un solo territorio y una sola bandera. Claro que todos tenemos derecho a expresar nuestra manera de pensar. Esto se logró hace 28 años. Hubo una lucha popular con pañuelitos blancos y golpes de cacerolas que desembocó en la invasión de EE.UU. para terminar la dictadura narcomilitar que nos afectó por 21 años.

Para cualquier experto en política, era impresionante ver el mosaico de intereses distintos que se reunieron en la llamada “cinta coimera”, símbolo de la corrupción de hace 10 años. Menos mal que hay panameños que, aunque tarde, reaccionan ante la corrupción, que ha sido el pan de cada día desde hace tiempo. Lo criticable es que se hayan aprovechado de la máxima fecha histórica del país para expresar su posición. Muy bien pudo hacerse cualquier otro día… Se notaban los diferentes intereses mezclados en la reunión citada. Desde los idealistas que deben exigir justicia para acabar con la corrupción hasta “agendas” políticas, cívicas y personales. Esto se confirmó con el piqueteo “no oficial” a la residencia del presidente, y las variadas consignas e “improvisadas” camisetas con lemas anticorrupción.

La frase más llamativa fue “muerte civil” con que amenazaron a diferentes personas. Para algunos, esta consigna extraña a los panameños puede traer confusiones y hasta situaciones negativas. Aunque se trató de justificar el aprovechamiento de esta máxima fecha patriótica, siempre se realizaron los actos relacionados directamente con el acontecimiento. Algunos pensarán que ha surgido un “nuevo líder” de las masas oprimidas. Otros que se puede formar un frente de lucha que tenga más beligerancia en el pueblo, que los que tienen tiempo de luchar contra la corrupción. También habrá quienes esperarán los próximos acontecimientos para saber si lo ocurrido este 9 de enero fue algo distinto, o un simple “fuego de capullo”…

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title