Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Bienvenido 2018

Yadira Roquebert Periodista

Con el inicio del nuevo año, suele ser costumbre hacer planes, promesas y buenos propósitos. Esta decisión propia de la época lleva a asumir retos, a diseñar nuevas estrategias y emprender nuevos proyectos. Esta expresión es normal en el ser humano que quiere con positivismo y empeño lograr que el periodo que se inicia sea mejor que el anterior.

Lo primero es darle prioridad a la familia, llamada a ser el núcleo de la sociedad, pues si ella está bien, el país estará bien y la humanidad va a estar bien. Muchas de las situaciones que afectan a la sociedad tienen su génesis en la familia. Los padres, mientras vivan, nunca dejarán de ser papá y mamá, pese a los años que tengan sus hijos, el consejo oportuno nunca estará de más. En el segundo libro del Eclesiástico o Sirácide, se refiere a honrar al padre y respaldar la autoridad de la madre sobre la prole. Llama a honrarlos, aunque estén ancianos, pues el hijo que los enaltece encontrará alegría en sus retoños, su oración será escuchada y tendrá larga vida. Pero también llama a los padres a ser responsables y amorosos con su descendencia.

Publicidad

Por otra parte, recibir el nuevo año implica dejar atrás los rencores y resentimientos para vivir en armonía; así como perdonarse a sí mismo para poder perdonar al prójimo, y poner en marcha nuevos proyectos.

Lo primero es iniciar el año en mi Panamá, el país de las oportunidades, con metas definidas, para ello hay que sentirse valioso y capaz para alcanzar propósitos; sin importar sacrificios, tiempo, dificultades y posibles fracasos, actúen con entusiasmo y pasión; disfruten cada logro alcanzado y visualícense exitosos, pero con humildad; con mente positiva acompañen cada acción;  la disciplina conduce a la perseverancia; el fracaso es circunstancial y no definitivo; nunca actúe mal con el prójimo para lograr un beneficio, después se revierte; aprenda de los éxitos de los demás y no deje de ser tenaz en alcanzar sus metas.

Es el momento preciso para tomar decisiones y recibir el 2018 con vida nueva; con base en ello les adelanto que este nuevo año damos inicio a la Fundación Corazones que Laten, un compromiso de vida cuyo propósito es orientar y prevenir sobre enfermedades cardiovasculares.

¡Bendiciones para todos!

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title