Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Crónica de un desastre anunciado

Aquilino Ortega Luna Periodista

No hay que esperar a que ocurra una catástrofe para que las autoridades de la Dirección de Aeronáutica Civil tomen las precauciones del caso y realicen los ajustes de seguridad respectivos en el aeropuerto Alonso Valderrama de la ciudad de Chitré.

Son repetitivas las acciones de emergencia que se presentan en esa estación aeroportuaria, las cuales van desde la intromisión de ganado en soltura en diversos horarios hasta el vandalismo y robo de al menos 28 luces de la pista del aeropuerto, lo que pone en peligro las operaciones aéreas nocturnas.

Publicidad

Pese a las innumerables denuncias de los moradores de dicha región herrerana, las autoridades de la DAC se han hecho de la vista gorda y han prestado oídos sordos a las quejas, aunque saben que parte de la cerca que bordea la terminal está rota, lo que permite el ingreso a cualquier hora del día del ganado vacuno. 

El aeropuerto Alonso Valderrama recibe diariamente vuelos comerciales y privados y se han reportado en más de una ocasión situaciones de emergencias en las que  aves de diversas especies impactan aviones a la hora de despegar y aterrizar.

De igual forma, en las inmediaciones de la referida terminal aérea opera un vertedero, donde al cremar el material desechable, se genera gran cantidad de humo, que afecta de la misma manera el despegue y aterrizaje de diversas aeronaves.

Las reclamaciones de la comunidad sobre estas irregularidades en el aeropuerto Alonso Valderrama han sido constantes. Empero, tanto el alcalde de Chitré, Olmedo Alonso, como las autoridades de Aeronáutica Civil y del Gobierno central han mostrado poco interés en resolver un problema que pudiera, en un futuro no muy lejano, ocasionar un tragedia de grandes dimensiones.

Hace poco, una aeronave privada, pilotada por el capitán Omar Lambis, de gran experiencia en la conducción de aviones, estuvo a punto de salirse de la pista, luego de aterrizar y encontrarse con gran cantidad de ganado en soltura en horas de la noche. La pericia y habilidad de Lambis evitó que tanto él como la tripulación que lo acompañaba fueran víctimas de un fatal accidente aéreo. El año pasado, la avioneta con matrícula HP-1819B6, fabricada por la compañía estadounidense Piper Aircraft desde 1960, se salió de la pista del aeropuerto Alonso Valderrama  y se estrelló con unos árboles, producto de un desperfecto mecánico.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title