Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

La política como circo

El reciente espectáculo dado por un excontralor, quien arremetió utilizando toda clase de vulgaridades en las redes sociales contra un conocido productor de televisión, denota el pobre nivel del debate político nacional.

El personaje de marras, asiduo invitado en programa de televisión, debiera hacer un mea culpa y reconocer que su lenguaje soez es totalmente inaceptable, como medio de transmitir ideas y lograr consensos y lo que ha conseguido a cambio es hundirse en el fango del descrédito nacional.

Publicidad

Sirva la conducta como ejemplo por lo negativo, de lo que no deben hacer nuestros políticos, ya que en vez de lograr apoyo lo que consiguen es el rechazo.

Se puede estar de acuerdo, en desacuerdo o simplemente ser indiferente al llamado a una marcha ‘contra la corrupción’ para el próximo 9 de enero, fecha muy especial para los panameños patriotas, pero lo que no debe hacerse es descalificar con vulgaridades a los organizadores de la actividad.

Hay que elevar el tono del debate político nacional, con propuestas concretas para solucionar los problemas del país, utilizando argumentos programáticos y basados en realidades, no meras expectativas demagógicas y descalificantes, que lo que revelan es una pobreza argumentativa.

La política no debe ser un circo que entretiene pero no educa, por el contrario debiera convertirse en escenario dialéctico, donde la fuerza del argumento profundo y de contenido sea la tónica del debate.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title