Se encuentra usted aquí

Cadena de muerte

  • En el ataque en la prisión otros resultaron heridos. Foto Delfia Cortez Corresponsal
Viernes, Diciembre 21, 2012 - 21:41

William Sala / Crítica



Investigaciones




Pago




Confrontación




El Ministerio Público maneja la versión de que después del crimen de “Negro Black” las personas que realizaron el “trabajo” no recibieron la paga correcta y eso desató una confrontación interna entre el grupo criminal que reclama lo pactado.

Temor tiene el pueblo de Colón a raíz del homicidio del recluso Roberto Valentino Murgas Montoya, alias “Obeto”, ocurrido a tiros en la cárcel Nueva Esperanza, el jueves.

Los reos matones cortaron los barrotes, se introdujeron a la celda de la víctima y le dieron bala. También asesinaron a Óscar Hurtado Mcarthi, alias “Oki”.

Extraoficialmente se informó que en esa celda estaba recluido el reo apodado “Media Luna”.

“Obeto” era considerado por la Policía Nacional como el principal jefe de las pandillas en la prisión de Colón. Su muerte está ligada al homicidio del también prisionero apodado “Negro Black”, de 36 años, cometido el 6 de noviembre de este año.

La Fiscalía de Droga vinculaba a “Negro Black” al tumbe de casi 3 toneladas de droga a narcotraficantes colombianos. Las autoridades presumen que los extranjeros contrataron a la organización criminal que supuestamente dirigía “Obeto”, para que lo asesinaran a cambio de mucho dinero.

Lo de anteayer fue una respuesta de los grupos contrarios a la pandilla de “Obeto”, dijo una fuente vinculada a las investigaciones.

Por ello se presume que la violencia en las calles colonenses y las prisiones en Colón y Panamá aumentará en los próximos días.

Autoridades

Ángel Calderón, director del Sistema Penitenciario, informó que se están tomando medidas de seguridad para controlar la violencia en las cárceles.

Aunque maneja información sensitiva prefirió dejar el trabajo al ente investigativo.

Publicidad