No cree en pie izquierdo

Por: José I. Huertas F. Contacto -

"No es indispensable tener una edad específica cuando deseas hacer algo y menos creer en tabúes, solo es cuestión de meterle ganas y arriesgarse", este es el pensamiento de Adolfo Tuñón, mejor conocido como Fitín, quien desde niño decidió entrar en el competitivo mundo del baile.

Fitín, que actualmente cuenta con un grupo de niños y jóvenes desde los 4 hasta los 35 años llamado Dancelife Battle by Fitín, imparte clases de hip hop, dancehall, reguetón y salsa, los miércoles y viernes en la academia El Camerino Dance, desde el pasado 3 de junio, tras su salida de Dancing with the Stars.

Publicidad

Destacó que el sexo femenino es el que impera en su grupo de baile, por lo que le ha tocado enseñarles el "sexystyle". "Antes eran más hombres, pero creo que ellos atraen mucho más a las damas, y ellas han optado por meterse a las clases", indicó.

No cree en pie izquierdo

Este chico asegura que no cree en el mito de tener dos pies izquierdos, pues él odiaba el baile. Tuñón cuenta que empezó a bailar porque a sus 14 años estaba en el quinceaños de su prima y la pareja con la que le tocó bailar era la niña que le gustaba, pero esta le dijo a su prima: "Oye, ese 'man' es malo, cámbiamelo, él no baila nada"; él escuchó esto y le afectó, por lo que decidió atreverse a aprender a bailar y a la vez fue un gran reto. "Todos tenemos la capacidad de educarnos y creo en el talento de cada uno y, si no lo tienen, lo pueden desarrollar", expresó el bailarín.

Añadió que luego de este sinsabor se dedicó de lleno a los estilos de quinceaños, géneros como la bachata y salsa que no sabía bailar, al igual que empezó a practicar breakdance en las calles, hasta que conoció a Moyra Brunette y tomó clases de jazz.

Con academia propia

Fitín nos adelantó que para el 2016 ya tendrá su propia academia, para la cual tiene todo listo. Aunque todavía no revelará detalles de la ubicación de la misma, indicó que este proyecto lo anhelaba desde hace mucho tiempo y agregó que otra de sus metas es poner su restaurante estilo "gourmet".

Como dato curioso, este apasionado de la danza confesó que su enfoque principal es la música. "El baile lo hago porque me gusta y me he mercadeado como bailarín y me ha funcionado", concluyó.