Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content

Perro siempre perro

Por: -

Perro siempre perro

Dicen que el perro pollero hay que matarlo porque nunca dejará de comerse los pollos. A mi marido no lo puedo matar porque eso es delito, además, yo sí lo quiero matar, pero es a tontonazo limpio. Me junté siendo muy joven con mi marido, es el único hombre que he tenido y no les miento ni me engaño cuando les confieso que estoy perdidamente obsesionada con mi marido. Él es un destacado profesional, alto y muy moreno, a pesar de tener casi 60 años, funciona en toda la extensión del término, con un pene tamaño XXX large, deja a cualquier hembra con más que la boca abierta.

Sigo estando buena

Yo he sido sola para él, pero él ha sido para todas, hasta hijos por fuera tiene. Mujeres más jóvenes que yo, que no me lo han podido quitar. Y es que nosotros en la cama somos un asunto serio. Soy más joven que él, pero sigo estando buena. Claro que me ayudo con varias cirugías para quitarme las llantitas, levantarme las tetas y las nalgas. Como soy más bien flaca, estoy más bien buena. Nunca ha pasado por mi mente quemarlo por sus constantes infidelidades.

Hasta a la bocacha

Una vez hasta tuve que botar a una empleada doméstica. Una fula azuerense a la que encontré con el moreno hasta las pelotas, que la tenía sometida al rejo encima de la mesita de la cocina. La insulté y la eché de la casa y a él lo premié porque me trepé a la misma mesita y ahí me sodomizó. Es que, aunque tengo un carácter jodido, con él soy una estúpida. Me quema y yo lo premio con mi amor y mi sexo. Así, dejé de contratar empleadas jóvenes y bonitas, porque la última que nombré en mi casa era una señora a la que le faltaban unos dientes. Mi marido perverso hasta a esa la enyardó, porque dice que tenía un culo grande y firme. Y le dio por el chiquito en que la espalda cambia de nombre.

Sigo con mi negro

Qué idiota soy, y de eso me enteré porque el muy sucio le tomó una foto de pernil fumándole el habano de 10 pulgadas. No lo voy a explicar. La boté y volví y me lo cogí esa misma noche. Yo sigo con mi negro, ya nos pusimos viejos, pero seguimos siendo una pareja explosiva, en la cama somos candela.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content