Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

EE.UU. teme una temporada de huracanes muy activa

Lista completa de los nombres proporcionados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de las tormentas tropicales en el Atlántico para el año 2020. FOTO/EFE

Por: Miami EFE -

La temporada de huracanes en el Atlántico podría ser "extremadamente activa", con hasta 10 huracanes, de los cuales seis podrían ser muy poderosos, indicó la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos.

Expertos de esta agencia difundieron sus previsiones de cara a la temporada ciclónica de la cuenca atlántica, que comienza oficialmente el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, y no trajeron buenas noticias para las regiones afectadas, especialmente en el Caribe y sureste estadounidense.

Publicidad

El Centro de Predicción Climática de NOAA pronosticó un rango probable de 13 a 19 tormentas tropicales con nombre - vientos de 63 kilómetros por hora (km/h), de los cuales 6 a 10 podrían convertirse en huracanes, con vientos de 119 km/h, de los cuales de 3 a 6 podrían derivar en huracanes mayores, es decir con vientos máximos sostenidos de 178 km/h o más.

NOAA proporciona estos rangos con un 70% de confianza y recordó que una temporada de huracanes promedio produce 12 tormentas con nombre, de las cuales 6 se convierten en huracanes, incluidos 3 ciclones importantes.

El meteorólogo y especialista en huracanes Gerry Bell indicó que, con estos datos en la mano, anticipan que puede tratarse de una temporada "extremadamente activa", aunque no se atrevió a decir si llegará al nivel de la de 2005, con la que otros expertos la han comparado, y considerada la peor de la que se tienen registros.

Aquel año, en el que se batieron varios registros históricos, es recordado por el huracán Katrina, que asoló Nueva Orleans, y, junto a Rita, Emily y Wilma, alcanzaron la categoría 5 (vientos de más de 252 km/h en la escala Saffir-Simpson) que mide los huracanes por la intensidad de sus vientos.

Lo que Bell sí aseguró es que todo apunta a que nuevamente este año se estará por encima de la media en los últimos años.

Fundamenta esa previsión en su expectativa de que las condiciones del fenómeno de El Niño, que típicamente suprime la actividad de huracanes en el Atlántico, permanezcan neutrales o que se inclinen hacia La Niña, que suele potenciarla.

A ello hay que sumar unas temperaturas de la superficie del mar más cálidas que el promedio en Atlántico tropical y el Caribe.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content