Países latinoamericanos no tienen la capacidad para hacer frente al coronavirus

Algunos países de Latinoamérica carecen de equipos e incluso de médicos capacitados para responder a la crisis.
Países latinoamericanos no tienen la capacidad para hacer frente al coronavirus

Por: Redacción Internacional / AP - EFE - BBC -

Latinoamérica no solo se enfrenta a la expansión del coronavirus y al reto de contenerlo. Pese a ser una de las zonas menos afectadas en el mundo, en la región confluyen esta nueva enfermedad, deficiencias de sus sistemas de salud, problemas de desigualdad social y situaciones particulares que complican dar una respuesta del todo apropiada, pese a los esfuerzos de los Gobiernos.

Algunos países de Latinoamérica carecen de equipos e incluso de médicos capacitados para responder a la crisis.

Publicidad
LEE TAMBIÉN: Coronavirus supera los 300.000 casos en el mundo y las 14.500 muertes

Muchos de esos países están decretando el cierre de sus fronteras y prohibiendo las concentraciones de gente con la esperanza de evitar repetir las escenas vividas en países más ricos, como Italia o Estados Unidos, pero la transmisión local del virus ya ha comenzado.

Contener su propagación es el nuevo reto, por lo que una respuesta temprana es crucial para que los frágiles sistemas de salud no se vean saturados rápidamente.

Con recursos tan limitados, los expertos señalan que la clave está en identificar a los pacientes, rastrear sus contactos y realizar pruebas.

“Hemos visto cómo el virus se acelera luego de un cierto... punto de inflexión. Por lo que el mejor consejo... es que se preparen para lo peor y se preparen hoy”, dijo hace unos días, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Varias naciones latinoamericanas están entre las peor preparadas del mundo ante una pandemia debido a sus sistemas de salud pública que se encuentran ya al límite.

En Perú, que cuenta con más de 32 millones de habitantes, hay solo unas 350 camas en unidades de cuidados intensivos y menos de 400 respiradores artificiales disponibles, dijo el ministro de Defensa, Walter Martos, a la televisora America TV durante una entrevista. “No es mucho”, dijo. “No tenemos la infraestructura que tienen los países desarrollados”.

Perú y otros países latinoamericanos observan lo ocurrido en Europa como advertencia, y esperan frenar la propagación del coronavirus antes de que sus hospitales se llenen de pacientes.

Según el epidemiólogo Cristian Díaz Vélez, las medidas de prevención podrían crear un aumento más lento del número de infectados, lo que sería asumible para el sistema de salud peruano. El país tiene alrededor de 300 o 350 camas en cuidados intensivos, la mitad de las cuales están ocupadas ahora mismo, añadió.

Si los contagios se desbocan, “desbordarían nuestro sistema de salud”, afirmó.

Otros países de la región tienen una situación mucho peor.

Venezuela está en el puesto 176 de 195 naciones por su nivel de preparación ante una crisis de este tipo, según el Índice de Seguridad Sanitaria Global, un proyecto del Centro John Hopkins para la Seguridad de la Salud y de la Iniciativa de Amenaza Nuclear.

El sistema de salud venezolano se ha visto afectado por años de contracción económica, caos político y crisis humanitaria, con un aumento de la tasa de mortalidad infantil y escasez de agua y fármacos.

La crisis migratoria que llevó a más de 4,5 millones de personas a salir del país, uno de los mayores éxodos de la historia reciente, podría exacerbar la propagación del virus a través de la región.

Esto preocupa especialmente en Colombia, donde viven cerca de 2 millones de venezolanos. Los hospitales próximos a la frontera tienen ahora más pacientes y la pandemia podría agravar más aún su situación.

“El sistema de salud, obviamente, tiene una capacidad que podría superarse claramente, en Colombia y en muchos otros países de Latinoamérica”, señaló el doctor Alfonso Rodríguez Morales, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Enfermedades Infecciosas.

En tanto, en países como Uruguay, cuentan con una cobertura universal de salud que incluye 10.000 médicos y 826 centros de salud, a los que se puede acceder desde cualquier punto del país con una demora máxima de una hora caminando. Las autoridades empezaron a aplicar un protocolo de contención tan pronto se supo del primer contagio -van 29-: prohibir espectáculos públicos, cerrar la frontera con Argentina y suspender los vuelos desde Europa y EE.UU.

En Latinoamérica "hay variedad entre los sistemas (de salud), no podemos decir que todos están preparados por igual, pero son muy resilientes porque ya tienen mucha experiencia manejando estas epidemias, como pasó con la de la A(H1N1) en 2009 y más reciente con el zika o el dengue", aseguró a Efe desde Washington Marcos Espinal, director de Enfermedades Transmitibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Experiencias que han permitido que, por ejemplo, Colombia cuente con el primer laboratorio certificado en América Latina capaz de detectar casos de coronavirus en menos de 24 horas. Pero el ministro de Salud, Fernando Ruiz, reconoció que el mayor reto es evitar la propagación autónoma del virus, por lo que el Ministerio de Hacienda asignó unos 3,9 millones de dólares adicionales al presupuesto sanitario.

Algo clave a la hora de enfrentar la pandemia, ya que se deben tener en cuenta dos fases. “La de contención, cuando se detecta un caso, se aísla, se busca a sus contactos y se busca cortar la cadena de transmisión. Pero después cuando hay transmisión comunitaria, se debe pensar en la mitigación, en disminuir el avance del virus”, agregó Espinal.

Latinoamérica puede convertirse en la mayor víctima del covid-19

En una entrevista para la BBC, Miguel Lago, director del Instituto de Estudios para Políticas de Salud (IEPS) ubicado en Río de Janeiro, en Brasil, dijo que "La región puede convertirse en la mayor víctima del covid-19".

Según el especialista "Tenemos los mismos problemas de los países más desarrollados, que son las enfermedades crónicas no transmisibles, y también problemas de enfermedades infecciosas propias de países menos desarrollados. Y además de eso somos el continente más violento del mundo".

Tras hacer un análisis Lago indicó que "Incluso Brasil, que tal vez tenga el sistema de salud más ambicioso de toda la región, invierte poquísimo en salud pública: 3,8% del PIB en comparación con el 7,9% de Reino Unido, el 8% de España y el casi 10% de Francia y Alemania. Y eso que Brasil tiene tres o cuatro veces más población que esos países", le dice a BBC Mundo.

Contenido Premium: 
0