Block title
Block content
Block title
Block content

Persiste la impunidad

Por: Londres -

Amnistía Internacional (AI) denunció que la impunidad ante las violaciones de los derechos humanos sigue siendo generalizada en América Latina, a pesar de avances en Argentina, Guatemala, Colombia, México y Brasil.

El informe anual de la organización presentado en Londres, que analiza la situación de 155 países en 2011, destaca que en América Latina la resolución de muchos de los casos relacionados con los derechos humanos se enfrenta a "la falta de independencia en la justicia y la ausencia de voluntad política".

Publicidad

"La mayoría de los abusos del pasado y los que se siguen produciendo a diario siguen impunes. Es un gran fallo de la justicia, pero también de los Gobiernos y la Policía que fracasan al investigarlos, y en los que en algunos casos son los responsables", explicó Susan Lee, directora de AI para América Latina.

El texto reconoce que durante el año pasado se registraron avances en cuanto a la impunidad, sobre todo, en lo referido a abusos cometidos durante antiguas dictaduras en la región, pero alerta de que son "la excepción".

Amnistía señala también la situación de los pueblos indígenas como uno de los problemas más preocupantes de la región, ya que, a pesar de que prácticamente todos los países reconocen sus derechos, son "violados diariamente".

El informe apunta que los indígenas "no son consultados y ni dan su consentimiento sobre grandes proyectos de desarrollo que afectan a sus tierras, comunidades y su futuro".

En Brasil, Colombia y Guatemala, son obligados a abandonar sus territorios, "a menudo de manera violenta", indica el texto, que añade que en Perú y Bolivia se ha utilizado la fuerza contra los manifestantes que protestaban contra estos proyectos y en Ecuador y México se ha perseguido judicialmente a líderes indígenas.

"El entusiasmo que hay en la región por el desarrollo no puede ser a costa del futuro de estos pueblos. Es lógico que los Gobiernos tengan interés en el crecimiento económico de sus países, pero en ese afán no pueden sacrificar a los pueblos indígenas", recordó Susan Lee.

Block title
Block content
Block title
Block content