728x90 b756

Van 13 muertos en Valparaíso

Columnas de humo parecen surgir desde las entrañas de la tierra en el cerro Ramaditas, donde gigantescas lenguas de fuego arrasaron la madrugada del lunes más de

Chile /AP

Columnas de humo parecen surgir desde las entrañas de la tierra en el cerro Ramaditas, donde gigantescas lenguas de fuego arrasaron la madrugada del lunes más de un centenar de viviendas que elevan a más de 2,000 las casas destruidas, mientras infantes de marina se aprestan a evacuar a unas 700 familias ante el riesgo de que sus hogares sean alcanzados por las llamas impulsadas por un fuerte viento.

Desde el fondo de las quebradas, se levantan columnas de humo del gigantesco incendio que estalló el sábado en la tarde sin que pueda ser extinguido tres días después.

Más de 10 helicópteros dejan caer casi sin cesar miles de litros de agua en las quebradas del cerro Ramaditas, encima de decenas de personas que rasguñan la tierra donde hasta el domingo se levantaban sus humildes casas, y que agradecen una fina lluvia caída sobre esta ciudad-puerto, 120 kilómetros al noroeste de Santiago. En la lucha desde al aire toman parte además aviones hidrantes.

“Estamos ante la mayor operación aérea para enfrentar un incendio de esta envergadura”, dijo la presidenta Michelle Bachelet, que calificó el siniestro como “un incendio de dimensiones nunca vistas”.

Las viviendas calcinadas se convirtieron en escombros que semejan costras de materiales plásticos que ardieron a más de 800 grados Celsius, y por doquier se observan latas que fueron techumbres, lavadoras y refrigeradores.

Carolina Ovando, de 22 años, casada, con tres hijos pequeños, perdió su humilde casa, dijo que “vamos a levantar (la casa) aquí mismo”.

Los incendios hasta el momento han consumido casi 900 hectáreas de bosques, más de 2,100 viviendas, y calcinado a 13 personas.

Ayer, el Gobierno chileno destinó de forma inmediata un millón de dólares, aproximadamente, para el municipio de Valparaíso, asolado por el peor incendio de su historia.