ACP: Ampliación del Canal no aguanta otra huelga

Por: -

"El país no aguanta una huelga más", advirtió el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, al comentar la intención de los obreros que construyen el tercer juego de esclusas de paralizar labores a partir de mañana.

"Cualquier retraso adicional va a tener un impacto negativo en los ingresos del país. Un día de interrupción puede convertirse en más de un día de retraso al final de la obra", cuya terminación está programada para abril del 2016, dijo Quijano.

La huelga que empieza fue convocada por el Suntracs, que reclama al Grupo Unidos por el Canal (GUPC), un aumento salarial de más del 8 % acordado en el convenio colectivo.

Quijano recordó que en el contrato firmado con GUPC en 2009, cuando el grupo se adjudicó el proyecto de las nuevas esclusas por $3,118 millones, se estipula que los reclamos salariales no son responsabilidad de la administración de la vía interoceánica, sino del contratista y que, por tanto, no le corresponde al Canal asumir la subida de sueldo de los trabajadores.

"No vamos a tratar nada que esté fuera del contrato. Absolutamente nada. Esto es responsabilidad de ellos (...) que GUPC no trate de traspasar su responsabilidad una vez más hacia nosotros", afirmó el administrador de la ACP.

Suntracs: que cumplan con aumento

El Suntracs destacó que el contrato firmado entre GUPC y ACP indica que los aumentos de cemento, hierro, combustible y salariales serán ajustados automáticamente, por lo que exigen el cumplimiento de los ajustes.

Además resaltan que los aumentos para los obreros son anuales cada 1 de julio hasta el 2017 y eso se logró en la convención colectiva.

El GUPC le reclama a la ACP supuestos sobrecostos por $2,300 millones. Aparte, el 16 de Impregilo, que forma parte de GUPC, envió carta al mandatario Juan Carlos Varela anunciando que podría presentar reclamos al Estado por 2,200 millones de dólares por sobrecostos.

GUPC dijo que continúa en la mesa de diálogo con los representantes del SUNTRACS y del Ministerio del Trabajo para lograr un acuerdo satisfactorio para ambas partes en cuanto a una de las cláusula de la última convención colectiva, cuya interpretación difiere entre ambas partes.

El consorcio consideró que el aumento salarial a los trabajadores de la obra se pagó ya el año pasado. El SUNTRACS interpreta que el aumento se debe dar cada año.