Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Ana Matilde Gómez: "Bajarme nunca fue una opción"

La cantidad de firmas recogidas (131.415) por Gómez no fue cónsona con el número de votos que recibió (68,706 al momento de redactar esta nota).

La candidata Ana Matilde Gómez en la Iglesia del Carmen. /Fotos: Maricarmen Camargo

Por: Maricarmen Camargo / @camargosan16 -

Ana Matilde Gómez arrancó la jornada electoral encomendándose a los santos. Cargada de fe y esperanza. La candidata por la libre postulación asistió con el despuntar del alba a la misa dominical en la Iglesia Del Carmen, en Vía España, acompañada por su esposo y chofer, Javier Sousa-Lennox, familiares y amigos, antes de ejercer su derecho al voto en la mesa número 3153 del Colegio La Salle, en El Cangrejo

Vestida con camisa celeste, jeans oscuro y zapatillas de color azul, Gómez, quien previo a la liturgia recibió a los periodistas en su hogar, escuchó un sermón que incluyó la parábola del pescador y de la pesca, en la cual Jesús invita a sus discípulos Pedro y Andrés a ser "pescadores de hombres", es decir "salvadores de almas".

Gómez y su esposo caminaron tomados de la mano.

La única mujer que aspiraba a ocupar la silla presidencial tuvo que pasar por ciertos inconvenientes, justo en el momento en que se disponía a ejercer el sufragio; su cédula se le había quedado en el vehículo que la transportaba, una camioneta marca Ford muy llamativa, pintada con los colores de su candidatura (azul y negro). Resuelto el asunto, la candidata procedió a votar para posteriormente dar su primer discurso al país del día.

"A ustedes, los periodistas, gracias por esta cobertura, a Dios por darme la posibilidad de dirigir al país", expresó una optimista Ana Matilde en las horas previas al conteo de votos.

Publicidad

El vehículo en el que se transportó Ana Matilde.

En su aventura, la exprocuradora también fue acompañada por Teresita Yániz de Arias, quien puso un toque picante a la jornada electoral tras hablar sobre compra de votos, pero sin especificar el nombre de los lugares o las personas que estaban incurriendo en este "juego sucio".

Tras cumplir con su deber como ciudadana, acompañar a Teresita de Arias, a su esposo y padres a sus respectivas mesas de votación, Gómez puso fin a su recorrido en Atlapa, el centro de votación más grande a nivel nacional. 

Gómez y su equipo.

El fin de sus esperanzas

Pero ya cerca de las 6:00 de la tarde, al verse sin posibilidades de triunfo, salió a dar cara. "Las estructuras están diseñadas para favorecer la participación de los partidos políticos, tenemos la satisfacción de haber participado, para mí era importante esta participación, lo único que no era una opción era no participar", dijo. Acto seguido, al ser cuestionada sobre si no se arrempetía de no haberse bajado para favorecer la candidatura de Ricardo Lombana, Gómez contestó con un rotundo "NO". "Para nada, eso no estaba contemplado dentro de las posibilidades", añadió.

La cantidad de firmas recogidas (131.415) por Gómez no fue cónsona con el número de votos que recibió (68,706 al momento de redactar esta nota). Este fue un aspecto que la desconcertó.

Sobre si aceptaría un cargo público, manifestó: "son cosas que no se dicen, esas cosas se piensan".

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content