¿Autorizó la prima pago a Cobranzas del Istmo?

Por: -

El caso del pago de al menos $7 millones en comisiones a Cobranzas del Istmo por el gobierno varelista tomaría otro giro la semana entrante al conocerse que dicho desembolso fue autorizado, presuntamente, por la viceministra de Finanzas, Eyda Varela de Chinchilla, y no por el titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia.

Varios abogados preparan una serie de peticiones a la Fiscalía Cuarta Anticorrupción que adelanta el caso del cuestionado contrato y ante la Corte Suprema de Justicia, donde existe una denuncia contra De La Guardia y los diputados José Luis Varela y Benicio Robinson, interpuesta por el abogado Sidney Sittón.

Los juristas pedirán al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) mostrar la documentación sobre la gestión de dicho pago y así determinar si fue la prima del mandatario Juan Carlos Varela o el jefe del MEF, Dulcidio De La Guardia, quien autorizó el desembolso de los $7 millones a Cobranzas del Istmo, empresa de Cristóbal Salerno.

Cristóbal Salerno, propietario de Cobranzas del Istmo, en declaraciones a la Fiscalía Anticorrupción, aseguró haber recibido de manos del MEF -a través de transferencia electrónica (ACH)- pagos por comisiones los días 5, 9 y 11 de diciembre de 2014, al igual que el día 20 de enero de 2015.

Es decir, doce días después de que la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia ordenó la suspensión del contrato entre el Estado y Cobranzas del Istmo, el Ministerio de Economía y Finanzas desembolsó el último de los cuatro pagos que la administración de Juan Carlos Varela hizo a la compañía que en reiteradas ocasiones había sido acusada de prácticas irregulares en la recuperación de la cartera morosa de impuestos.

El 8 de enero de 2015, 12 días antes de que el MEF formalizara el último pago a Cobranzas del Istmo, el magistrado Luis Ramón Fábrega había ordenado la suspensión provisional del contrato de agosto de 2010 que la Dirección General de Ingresos había suscrito con la referida empresa que tiene entre sus rostros visibles a Cristóbal Salerno, del Frente Empresarial del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Pero además el 2 de octubre de 2014, en su primer acto como director general de Ingresos, Publio Cortés decretó la nulidad absoluta del contrato de Cobranzas del Istmo.

El 19 de enero de 2015, un día antes del último pago a Cobranzas del Istmo, el propio ministro Dulcidio De La Guardia había solicitado al Ministerio Público la detención de Luis Cucalón, quien hasta agosto de 2014 se había desempeñado como director general de Ingresos, por supuestas actuaciones ilegales en la firma del contrato con la empresa de Cristóbal Salerno.

Cobranzas del Istmo tuvo como abogados a la firma Galindo & Arias & López, que tiene entre sus socios al excanciller Ricardo Alberto Arias, uno de los donantes de la campaña de Juan Carlos Varela.

Galindo & Arias & López cuenta también entre sus socios a Jimmy Arias Calderón, asesor del entonces presidente Martín Torrijos y mano derecha del Grupo Motta. La firma renunció como agente residente de Cobranzas del Istmo el 19 de febrero de 2015, un mes más tarde de un informe de auditoría en el que advertía de irregularidades en la prestación del servicio de la empresa como gestor de cobros.

El informe de auditoría del MEF, fechado 15 de enero de 2015, indicaba que Cobranzas del Istmo había cometido irregularidades en el cobro de comisiones por deudas prescritas; comisiones sobre pagos vencidos y comisiones fuera del rango del porcentaje establecido. Pese a esas anomalías, cinco días más tarde, el 20 de enero de 2015, el propio MEF le hizo el último de los cuatro pagos a Cobranzas del Istmo con el refrendo de la Contraloría, bajo la gestión de Federico Humbert Arias, otro de los donantes de campaña de Varela.

Con el ingrediente de que fue la viceministra Varela de Chinchilla la que autorizó el pago, surge la interrogante de por qué el ministro De La Guardia se tragó los cuestionamientos que se le formularon por dicho pago. Todo indica que pudo ser una acción para no afectar a un familiar del jefe del Ejecutivo, quien además fue su compañero de colegio desde primaria y toda la secundaria en el colegio Javier.