Block title
Block content
Block title
Block content

Canonizarán a un cura bueno…Arnulfo Romero

Canonizarán a un cura bueno…Arnulfo Romero

Por: -

El arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 mientras oficiaba misa y cuya muerte inspiró al cantante y compositor Rubén Blades en uno de sus temas más populares: El padre Antonio y su monaguillo Andrés, está a punto de ser canonizado tras 24 años de proceso. 

San Romero de América, como desde hace años llaman a Romero los salvadoreños, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un comando de ultraderecha, mientras celebraba una eucaristía en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia. En sus mensajes, Romero denunciaba todas la injusticias de aquel entonces y defendía a los más pobres y desprotegidos, lo que le costó la vida.

Publicidad

Así describe también Rubén Blades al protagonista de su canción -«El padre condena la violencia/ sabe por experiencia que no es la solución/ les habla del amor y de justicia»- cuyo trágico final comparte con monseñor Romero. «Al padre lo halló la guerra un domingo de misa /Dando la comunión en mangas de camisa / En medio de un padre nuestro, llegó el matador / Y sin confesar su culpa le disparó».

Ahora queda solo por conocer cuándo y dónde el papa Francisco celebrará la canonización.

Se baraja la opción de que el papa pueda viajar a San Salvador con motivo del viaje a Panamá previsto para enero de 2019 por la Jornada Mundial de la Juventud.

Monseñor Romero fue beatificado después de ser declarado «mártir», aspecto que fue el que encontró más objeciones durante este proceso, pues para un sector más conservador de la Iglesia beatificar a Romero habría sido como llevar a los altares a la Teología de la Liberación.

Esta corriente teológica nació en la Iglesia católica en Latinoamérica, de Óscar Arnulfo Romero, uno de los ocho patronos de la Jornada Mundial de la Juventud 2019, que se celebrará en Panamá.

Monseñor José Domingo Ulloa dijo que los jóvenes tendrán en monseñor Romero un modelo a seguir por su testimonio de entrega y servicio a la Iglesia, porque él “supo comprometerse con su pueblo, especialmente con los más pobres y en ellos descubrió el vivo rostro de Jesucristo”.

Block title
Block content
Block title
Block content