Block title
Block content
Block title
Block content

- CRÍTICAS + SOLUCIONES

- CRÍTICAS + SOLUCIONES

Por: Por Riccardo Francolini Arosemena -

Tal como lo expuse en mi artículo anterior, este gobierno está de salida, por lo tanto, los panameños debemos dedicarnos más a presentar propuestas, buscar soluciones, ofrecer iniciativas y contribuir a resolver los grandes problemas del país que agobian, principalmente, a la población más vulnerable, porque las críticas pueden servir como desahogo, pero no aportan una solución.

Vamos a recuperar el Panamá de hace cinco años atrás, donde la economía era la envidia de la región. Como resultado de ese crecimiento, para marzo de 2014, la tasa de desempleo abierto era de 3.1%, mientras el desempleo total era de 4.3%. No obstante, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), desde el 2015, el desempleo ha superado el 6.5%, algo preocupante.

Publicidad

Panamá necesita proyectos de inversión en infraestructuras públicas como las que se desarrollaron durante el gobierno de Ricardo Martinelli. Así podremos recuperar el terreno perdido en materia de crecimiento sostenible. Para nadie es un secreto que los megaproyectos como el Metro, el Metro Bus, la Cadena de Frío, el tramo marino de la Cinta Costera, los viaductos en la ciudad capital, el Proyecto de Curundú, la ampliación de la carretera Santiago-David, la Ciudad Hospitalaria, el Centro de Convenciones de Amador, hospitales y Minsa - Capsi, escuelas y muchas obras más, fueron medidas anticíclicas en medio de una crisis económica mundial, que hicieron que la población panameña se sintiera feliz porque tenía más y mejores empleos.

Como ejemplo, solo en los 4 primeros meses de 2014 se crearon 95 mil 362 nuevos empleos La inversión privada y la pública demostraron que cuando se quiere se puede, razón por la cual miles de panameños añoran hoy esos días, que muy pronto regresarán para beneficio de todos.

Cuando hay voluntad para trabajar, cambiar y mejorar la calidad de vida de los panameños, se pueden lograr muchas cosas. Prueba de ello es que en los 5 años de gobierno de Martinelli se manejaron aproximadamente 72 mil 18 millones de dólares de presupuesto y las obras sociales y de infraestructura así lo demuestran. En los 4 años que han transcurrido, este gobierno ha manejado 84 mil 764 millones, sin incluir el presupuesto del próximo año, que sobrepasará los 100 mil millones de dólares y las obras no se ven y el alivio económico y social no se siente. Eso quiere decir que el dinero de la inversión pública se atascó en algún lado alto de la pirámide y no permeó a los más necesitados.

En pocas palabras, el dinero está y por montones. Hay que saberlo invertir y redistribuir para que les llegue a todos. Y ese es el trabajo de un buen gobierno, cuidar de su gente, dándole servicios públicos de buena calidad, ayudando a los que menos tienen, crear las condiciones de seguridad nacional y jurídica para que la inversión nacional e internacional crezca y lo más importante, que hayan buenos empleos, bien remunerados.

Sin la paz, tranquilidad o seguridad que brinda un gobierno que aplique los valores de igualdad para todos en base a meritocracia y no “amigocracia”, ningún país progresa. Panamá tiene la gente, la voluntad y la calidad para retomar el camino del progreso. Solo necesita un buen gobierno que entienda las necesidades y prioridades de su población. Cada vez falta menos para que tengamos una nueva oportunidad de escoger.

Estoy seguro que si todos trabajamos en conjunto, sin banderías políticas ni intereses particulares, más que el interés de tener el Panamá que nos merecemos, resolveremos en gran parte los problemas de salud, desempleo, educación, y seguridad dándoles a los panameños mejores días. Ya lo hicimos y lo podemos volver a hacer.

Block title
Block content
Block title
Block content