Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

¡...En espera del Negro!

Por: -

En las calles de Portobelo y en la iglesia del pueblo se inicia un lento movimiento para la anual demostración de fe para rendirle el 21 de octubre tributo al Cristo Negro. Es una devoción de años. Aunque ya no se observa como antaño a los feligreses con su hábito morado, El Nazareno milagroso sigue atrayendo a propios y extraños.

Repudiado por los protestantes, venerado por los católicos. Es la máxima expresión del sincretismo religioso en Panamá, se llama Cristo Nazareno de Portobelo, es negro y por él, ¡no hay dolor!

Cada año, la antiquísima imagen venerada por la tradición católica para reflexionar sobre el amor infinito de Cristo demostrado en su dolorosa pasión, se vuelve a perpetuar -de manera indirecta- con el valor de peregrinos que pagan sus mandas, arrastrándose de rodillas, hombros, nalgas, espaldas y gimiendo: “No sé si es ardor o dolor, pero la sensación es la misma”, dice uno, mientras su acompañante le tira cada año la esperma de una vela sobre la espalda

La noche del 21 retumba la música, se destapa licor, un olor a fritura e incienso inunda al pueblo, se escucha el estruendo de los fuegos artificiales, suenan cornetas, repican bolillos sobre los tambores, se alzan las manos, y al ritmo del meneo y de los pasos para delante y los pasos para atrás, resuena un grito al unísono: “¡Qué viva El Naza!”

Es una devoción que se remonta al año 1658, cuando la imagen de un Jesús de palo llegó a las playas de Colón, de paso hacia otro país en Suramérica, pero cuando vino el momento de llevar la figura a mar abierto, para reanudar su travesía, una tempestad lo impidió. La tradición destaca que la imagen salvó al pueblo de una peste que acababa con la población.

Publicidad

Este año el Santuario del Cristo Negro, será escenario para el lanzamiento del Trienio Juvenil Vocacional, proclamado por la Conferencia Episcopal Panameña, tiempo en el que la Iglesia Católica en Panamá, como fruto de la JMJ 2019, se compromete a concentrar sus fuerzas en trabajar y acompañar durante los próximos tres años a los jóvenes y en su discernimiento vocacional.

El lanzamiento del Trienio Juvenil Vocacional se realizará en la eucaristía solemne del 21 de octubre, a las 11 a.m. presidida por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa y concelebrada por obispos panameños.

Fermín Garibaldi, miembro del Comité Organizador de la Fiesta de Jesús Nazareno de Portobelo, explicó que este año se tendrán dos innovaciones: la primera es que quienes lleven las pequeñas imágenes a la hora de la procesión hagan una calle de honor cuando el Cristo sale del Templo y le acompañen en su recorrido detrás del anda. Además, este año los cargadores del anda del Cristo Negro, podrán usar una túnica color vino, (hay disponibles unas 100) si lo desean.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content