Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Entre gorreros y forrados, los dos bandos del carnaval

Para quienes desconozcan el significado del término, la Real Academia Española de la Lengua define gorrero/a, como aquella persona que vive o come a costa ajena.

Por: Redacción Crítica -

Con el inicio del Carnaval se levanta toda una estrategia para gozar bien de la fiesta. Se invierte en lo básico, que incluye comida, casa, guaro y levante, además, se deja un par de dólares para “los imprevistos”
Pero, no todos tienen un presupuesto de gastos, a algunos la ayuda le cae del cielo o se pegan a grupos que les resuelven los días. Es decir, hay varios grupos
Publicidad
Empecemos por el primero: Los gorreros, quienes van con un presupuesto limitado, unos 200 dólares es más que suficiente... ¡Cuidado y es demasiado!
Para quienes desconozcan el significado del término, la Real Academia Española de la Lengua define gorrero/a, como aquella persona que vive o come a costa ajena.
Por lo general son bewy y unos verdaderos guerreros, van dispuesto a lo que venga y a enfrentarse a cualquier cosa
Creen en los milagros, porque se les cumplen, ya que comen, toman, bailan y hasta parquean en las casas de citas con 100 palos. La mayor inversión de estos especímenes es el pasaje de autobús, unos 50 dólares o menos
Ellos no piensan en hacer un supermercado. Compran cuatro o cinco sopas china para los cuatro días.
“Lo único malo es que no hay plata para el PH y ni intentes hacerte de vivo... eso no funciona. Confórmate y da gracias, que puedes ver a las reinas y a las chicas del grillo tirándote besitos en la noche, dice un diseñador de unos ventitantos años, quien hasta enumeró una de las tantas tácticas utilizadas
“Recuerden que lo primordial es el guaro, hay que invertir $100 para que no te miren mal y no te echen del grupo al que te has pega´o. ¡Aprendan! Hay que disimular. Mete unas cuantas cerveza en el cooler de tu grupo, cuando te estén viendo. Así, pasarás desapercibido y no terminarás como un perrón”, dice
Este grupo, obviamente, no invierte en ropa carnavalesca. ¿Para qué? Las empresas arrojan desde los carros cisterna desde suéteres, gorras, vasos, cangureras y hasta botellas de agua... gratis
Si perteneces a este grupo de hombres, te felicitamos ¡Eres un gran gorrero!
 
Los que van forrados
El segundo grupo de hombres se caracteriza porque cuentan con un presupuesto de unos 500 dólares para hacerle frente a todas las necesidades.En este grupo están los hombres que planifican todo, ahorran, empeñan o venden para conseguir los 500 palos que se necesitan... Durante el año hacen rifas, se meten en “susús”, venden hojaldres, saus o compran en el Pricemart las donas, que venden a dólar... La vaina es sumar los “washington”.
Ahorran para estar sin problemas, el estrés no es para ellos. No les gusta la incomodidad y necesitan dormir en una cama con buen colchón, comer como si estuvieran en la casa de mamá, beber todo lo que el cuerpo aguante, bailar con “ticket” o brazalete bien pagado y mantener a las “chichis”
Este grupo a diferencia del anterior hace un súper, invirtiendo unos 150 dólares. Allí están incluidos los tres golpes, desayuno, almuerzo y cena
Este sí invierte en ropa porque ellos saben a lo que van, levantar es su norte, por lo que la apariencia es importante
En su presupuesto hay unos 200 palos para disfrutarlo pritty en el PH y bebiendo en los culecos
Son tan planificados, que regresan a Panamá con cocaítas, pan de La Arena, queso blanco y, por supuesto, el chicheme no puede faltar... Y, como todo es planificado, dicen como Pedrito Altamiranda... ¡Nos vemos el año que viene!
Contenido Premium: 
0