FACTOR DE LA SEGURIDAD

FACTOR DE LA SEGURIDAD

Por: Mayor Felipe Camargo A. Oficial de Inteligencia. -

El Factor de la Seguridad es un tema poco comprendido, pero es clave para la gobernanza de cualquier país. Lo intentaré explicar desde mi experiencia y conocimiento personal, cuando laboré por más de 20 años en misiones de seguridad nacional para el Estado panameño, bajo las órdenes directas de todos los comandantes de turno de la Guardia Nacional y luego FFDD.

El Factor Seguridad es una combinación de elementos: el trabajo constante, las labores de inteligencia y la de contrainteligencia; la Fuerza Pública, para proteger lo mejor posible al país de las amenazas.

Publicidad

Gral. Torrijos y las misiones internacionales. En esa época, la “Guerra Fría “, hablar con guerrillas y guerrilleros activos era un tema mal visto por las Fuerzas Armadas del continente. Era riesgoso. Mantener el secreto era fundamental en aquel momento y aún en la actualidad. Por el bien de los intereses nacionales, el Gral. Omar Torrijos me asignó desde mi posición de escolta personal con el rango de Teniente a misiones secretas, en conjunto con cuadros civiles. La tarea de ser el enlace con todas las fuerzas de izquierda del continente y como un método de comunicación secreta y no pública, era para mantener a Panamá como un país seguro. Este método de trabajo operativo trajo grandes beneficios al desarrollo de la nación panameña.

La paz permanente.

Panamá estaba rodeado de conflictos armados, conflictos sociales, guerrillas activas y grandes movimientos migratorios, lo que se denominó en su momento “La Bomba Migratoria” desde el Sur y Centroamérica. Sin embargo, en nuestra patria nunca hubo acciones terroristas o acciones de movimientos armados de izquierda. Tampoco se dieron migraciones descontroladas.

Para poder desarrollar la misión asignada, se abrieron contactos autorizados con la izquierda panameña, el Partido del Pueblo, Cuba, la antigua URSS y todos los movimientos guerrilleros del continente en su momento.

A pesar de desarrollar profundas y constantes relaciones con personalidades de la izquierda activa de la época, jamás permití que me influenciaran o tomaran partido con su doctrina. Mantuve mis principios y valores como un profesional de la inteligencia que defendía los intereses de la nación panameña. Le conozco sus métodos operativos y de penetración, sé cómo actúan y cómo se mimetizan en el país. Hoy en día están a la ofensiva.

El G-2. Como oficial activo de las FFDD y ejecutivo del G-2, en cumplimiento de la misión institucional, realicé mi trabajo sin consecuencias graves, y no como la propaganda amarilla me ha presentado. La situación excepcional de enfrentar un golpe militar (16 de marzo de 1988) no es cualquier cosa de rutina. Cumplí mi condena de siete años y medio de cárcel (7 años y 6 meses) y ninguno de mis acusadores militares y civiles, detenidos por atentar contra la estabilidad del gobierno de turno, presentaron cicatrices visibles, desfiguraciones de rostro o daños permanentes. Durante mi servicio como ejecutivo del G-2 desde marzo de 1988 hasta enero de 1989 no hubo ningún caso de desapariciones forzadas, desaparecidos, fallecidos. Cumplí órdenes porque había un régimen militar; y estaba subordinado al mando superior. Nunca saqué provecho personal ni recibí beneficios extras por mi trabajo profesional. En mi labor profesional no hubo asuntos privados o motivos que fueran deseos de venganza de los oficiales golpistas que investigue.

En el G-2 sólo fuimos unos cuantos para los efectos de los juicios. Yo con el rango de mayor. El único oficial superior condenado y pagué mi condena completa.

Privatización de la seguridad del estado. Los efectos de la post invasión. Hablamos de penetraciones de las organizaciones criminales, pero también existió penetración de los diferentes aparatos de inteligencia extranjera, con sus servicios de inteligencia que penetran nuestras estructuras en beneficio de sus intereses.

Revisemos algunos casos: hace poco se desarticuló una red de falsificadores de documentos nacionales, con una gran cantidad de material, equipos y dinero incautado. Con mi experiencia profesional y óptica, esa red fue parte de un trabajo de alguna agencia de inteligencia extranjera, operando clandestinamente en nuestra patria en beneficio de sus intereses.

El robo reciente de una laptop a un científico panameño, con todos los códigos del genoma SARS-CoV-2, es otro caso del trabajo secreto de alguna agencia de inteligencia extranjera para fines de interés científico en tiempos de pandemia.

Como un profesional de la seguridad del Estado, es obligante el mantener la reserva sobre actuaciones que realicé en desempeño de mi trabajo asignado.

Contenido Premium: 
0