Block title
Block content
Block title
Block content

Feeley consiguió chamba en Univisión

Feeley consiguió chamba en Univisión

Por: -

El embajador John D. Feeley, que se jubiló ayer como diplomático estadounidense, pronto trabajará con Univision y el Fusion Media Group en contenido temático sobre inmigración, reveló el diario Washington Post.

Feeley reveló ahora que su renuncia se debe a la actitud del presidente Donald Trump en torno a los supremacistas blancos y los neonazis que provocaron la violencia de EE.UU. Además dijo estar “desmoralizado”, porque el Gobierno norteamericano no protege la privacidad de las comunicaciones oficiales de los funcionarios disidentes.

Publicidad

“Las fugas no son nuevas en Washington, pero filtrar la carta de renuncia personal del embajador en persona al presidente, es otra cosa. Esta fue una indicación dolorosa de que la administración actual tiene poco respeto por aquellos que han servido a la nación apolíticamente durante décadas”, alegó Feeley.

El diplomático dijo que no renunció por ninguna decisión de política con respecto a su mandato en Panamá o debido a los denigrantes comentarios del presidente sobre los países que participan en la lotería de diversidad de visas, sino porque los valores centrales tradicionales de los Estados Unidos han sido deformados y traicionados.

Feeley antes de venir a Panamá estuvo muy ligado a temas relativos a este país como fue lo del tema de la extradición o no del exgeneral Manuel Antonio Noriega, que reveló trató con el gobierno del mandatario Martín Torrijos con el entonces vicepresidente Samuel Lewis Navarro.

En tanto, el exdirectivo del Grupo Gese Ebrahim Asvat exclamó que se iba de Panamá “el peor de los embajadores americanos de los últimos 27 años. En un desayuno hace unos meses manifestó que llego a Panamá con la misión de joder a los Wakeds. Esa fue la misión encomendada. La alternativa hubiese sido ir a Venezuela, pero prefirió Panamá”.

Según Asvat, Feeley fue de mayor a menor tratando de salvar cara frente a un país que empezó a despreciarlo. Le creo el cuento de que renuncia por no poder seguir trabajando en el gobierno de Donald Trump, pues antes de salir se lleva consigo las letras del apellido del presidente de Estados Unidos del edificio más emblemático de Panamá. En otras palabras, de Panamá sale con el rabo entre las piernas. Hasta la vista, Mr. Ambassador, “and please do not come back even as a bad comedian”.

Asvat dijo que antenoche vio algo inverosímil: a John Feeley pararse y dirigirse donde Abdul Waked para darle la mano. Eso sucedió en el hotel Sheraton, donde La Estrella de Panamá presentaba el libro Gabo Periodista.

La embajada ahora está a cargo de Roxanne Cabral, quien llegó en agosto pasado como ministra consejera, luego ejerció como encargada de negocios a.i.

Su última asignación en el extranjero fue la de jefa de asuntos públicos en el Consulado General de Guangzhou, China, donde sirvió desde el 2010 hasta el 2013. Entre sus demás asignaciones destacan su servicio en Taiwán, Albania, México y Ucrania. Posee una Licenciatura de la Universidad de Vanderbilt y una Maestría de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins.

Block title
Block content
Block title
Block content