Henríquez apela al ahorro energético para no llegar a apagones

Recalcó que el funcionamiento del metro no tiene nada afecta en nada , ya que el consumo de energía es 10 megavatios que es menor de lo que demandan los cuatro grandes centros comerciales de la ciudad.


Redacción / Web
Víctor A. Santos J./Crítica



El Gobierno endureció las medidas de ahorro energético y, a partir de hoy, las oficinas públicas y del sector privado deben apagar los aires acondicionados, para ahorrar 200 megavatios diarios, de lo contrario se pueden dar apagones después de Semana Santa.

La medida se adopta ante la prolongada temporada seca. Se amenazó con penalizar a quienes no cumplan con las recomendaciones, que podrían extenderse hasta mayo próximo, debido al crítico nivel de los embalses de las hidroeléctricas.

Panamá genera actualmente 1,426 megavatios diarios, aproximadamente la mitad de ellos por medio de hidroeléctricas, y la demanda está por los 1,400 megavatios.

El ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez,  dijo que la situación energética está con una nota de 3.5, pero no quiso tildarla  de "crisis".

Consideró que todos debemos contribuir con el ahorro energético para no llegar a la situación de apagones programados.

 Recalcó que el funcionamiento del metro no tiene nada afecta en nada , ya que el consumo de energía es 10 megavatios que es menor de lo que demandan los cuatro grandes centros comerciales de la ciudad.

Afirmó que se está llegando a un punto en el que "la demanda de energía se está acercando mucho a la oferta, y en el que los niveles de los embalses están muy bajos".

La ausencia de lluvias ha provocado que los principales embalses de las hidroeléctricas de Bayano y Fortuna estén en niveles mínimos, y las hidroeléctricas se han visto con dificultades de generar la energía necesaria para atender la demanda. En Panamá la energía procede en un 28% de hidroeléctricas y un 51% de hidrocarburos, un 10% de carbón, 4% de autogeneración y 2% de importación.

"Si no bajamos el consumo, principalmente en horas pico, corremos el riesgo de que, en efecto, ya no tengamos que voluntariamente tomar medidas (...), sino suspender el flujo de la energía, situación que se puede evitar", añadió.

Henríquez dijo que se contrataron dos plantas eléctricas que están funcionando  y que agregan 140 megavatios al parque energético nacional.