Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Italo: Defensor estuvo bien bota’o

Por: Redacción / Crítica Impreso -

El exDefensor del Pueblo, Italo Antinori, consideró que fue legal la remoción del más reciente Ombudsman, Alfredo Castillero Hoyos, por “negligencia notoria”, a pesar de existir denuncias por acoso sexual, omisión de sus deberes y otros.

“No observamos ni vislumbramos causa de inconstitucionalidad, ni de ilegalidad en la actuación de la Asamblea Nacional, porque sus facultades descansan en el ... artículo 129 de la Constitución. Tampoco encontramos violaciones al debido proceso, porque la Asamblea no realizó ni un proceso ni un juicio, sino un mero acto administrativo de remoción por una causal que constituye una falta grave, pero no un delito”, sostuvo el que fuera el primer Defensor del Pueblo de Panamá.

Publicidad

Para Antinori, la situación de Castillero Hoyos era insostenible, porque después de su negligente y omisivo actuar y de los escándalos personales que provocó, más daño le hacía a la institución si se quedaba en el cargo, que procediendo con su remoción.

“Su negligente y pésima actuación, provocó una gestión opaca, sin brillo, desconectada del sentimiento y de la realidad popular, pero cuidadosamente cercana a los intereses de los políticos de turno y de ciertos grupos de presión en la sociedad que se autodenominan sociedad civil”, expresó Italo Antinori.

El exfuncionario considerado como el mejor de todos los que han ocupado la Defensoría del Pueblo, destacó que “sin ambages sostenemos que la mayoría de éstos ( de la sociedad civil) no representan a nadie, solo a ellos mismos, que son los que pareciera que vitaliciamente representan a sus organizaciones caracterizadas por sus rimbombantes y cantinflescos nombres”.

Además destacó que muchos de los organismos como la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), Comisión Interamericana de Derechos Humanos y demás instituciones, probablemente desconocen no solo el expediente de la Asamblea Nacional que contiene delicados testimonios y gravísimas pruebas, sino también las degradantes fotografías de Castillero Hoyos, que no tienen justificación alguna.

Italo Antinori destacó además que el exdefensor del Pueblo, Juan Antonio Tejada Espino permitió que en la reforma constitucional de 2004, introducir aspectos que debilitaron la Defensoría del Pueblo, al dejarla sometida al inmenso poder de la Asamblea Nacional.

La reforma coarta la independencia del Defensor del Pueblo, quien ante cualquier acción que afecte los intereses de los políticos, éstos sencillamente se pondrían de acuerdo para lograr el voto de las dos terceras partes de los miembros de la Asamblea Nacional con lo cual lo podrían remover o suspender libremente, alegó el exfuncionario.

A juicio de Antinori, después de la reforma constitucional de 2004, los Defensores del Pueblo, no se atreven a actuar con valentía ni independencia, porque en el fondo tienen temor de las repercusiones que se crearán en su contra si desafían a los grandes intereses políticos.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content