Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

¿Jugada de la ACP en conflicto con capitanes?

Redacción Crítica

Luego de que la Autoridad del Canal de Panamá separara de sus cargos a un grupo de capitanes de remolcadores, por supuestamente negarse a trabajar a guiar al menos cinco tránsitos, una fuente ligada a la actividad canalera relató a Crítica que detrás de todo el conflicto laboral hay una "jugarreta" de los altos directivos de la ACP, que tiene como fin deshacerse de los capitanes y privatizar el servicio de remolcadores.

La ACP asegura que un pequeño grupo de capitanes de remolcadores se negó a trabajar y se afectó el tránsito de cinco buques el jueves 12 de abril, y de dos buques más el 13 de abril. Los capitanes han negado la versión de la administración, señalando que todo radica en la "sorpresiva e inconsulta" decisión de la ACP de eliminar uno de tres marinos de remolcador de proa, lo que aseguran pone en riesgo la seguridad de los clientes de la vía interoceánica.

Publicidad

Max Newman, gerente de remolcadores de la ACP, dijo en su momento que la medida tomada por los capitanes de no asistir los tránsitos no tenía "absolutamente ninguna razón" ni justificaba la interrupción de las operaciones del Canal.

Pero la fuente consultada por Crítica detalló que todo es una "jugarreta" montada desde la cúpula de la ACP para afectar la imagen de los capitanes ante el país.

La fuente relata que luego de la inauguración del Canal ampliado, se acuerda el uso de marinos y capitanes extras en los remolcadores Alfa y Delta para asistir a los buques neopanamax en las esclusas nuevas. Posteriormente, la ACP contrató a una empresa privada sin experiencia previa ni equipo adecuado para asistir a estos buques en las entradas del Atlántico y Pacífico del Canal.

"Se trae dos pilotos ingleses para hacer un estudio de los esclusajes con remolcadores para ver cómo podían eliminar el segundo capitán del Alfa y Delta", señala la fuente. "La administración propuso soluciones inseguras, como entrenar marinos para que asistan al primer capitán en los esclusajes. Al no conseguir esto, de forma casi unilateral eliminan al tercer marino del remolcador Delta".

Semanas después de esto, durante una finalización de maniobra en la popa de un buque neopanamax, muere un marino en un accidente. Esto, según la fuente, hizo que la administración bajara la guardia temporalmente en sus acciones contra los capitanes, pero insistiendo en solo tener tres marinos en los remolcadores.

La semana pasada, la ACP decidió retirar al tercer marino del remolcador Alfa. La fuente señala que la decisión fue ejecutada el jueves a media noche, sin notificación previa al gremio de capitanes. El memo fue enviado después de que la medida entrara en vigencia.

"Los capitanes reciben el memo y solicitan por radio una aclaración, enfatizan la necesidad del tercer marino, los administrativos se niegan a dotar las naves con el tercer marino, a pesar de que hay cientos en 'standby'. En vista de esta negativa no proceden a asistir las naves en tránsito NEO”..., escribió la fuente.

"Hoy quieren sacrificar a los capitanes, han usado toda una batería de comunicadores sociales y periódicos para ponerlos contra la pared, ellos lo pueden hacer y tienen los medios, pero esta vaina se va a hinchar", agrega. "Esto provocará otras acciones por parte de la administración en detrimento de los trabajadores, lo cual provocará otras acciones de los trabajadores".

Ayer, el gremio de prácticos del Canal de Panamá exigieron a la ACP más transparencia e informar a la población “los riesgos” que enfrentan en el paso de buques por la ruta para que haya un “mejor entendimiento” de su trabajo, a raíz de un incidente reciente.

“Consideramos importante que la Autoridad del Canal de Panamá dé a conocer a profundidad entre la población, las funciones, los riesgos, el sacrificio y las obligaciones que implican los tránsitos“, afirmaron en un comunicado.

“Ante los hechos que se han registrado desde el jueves 12 de abril de 2018 y como parte interesada en mantener los estándares de seguridad de la operación de la vía acuática, los prácticos del Canal de Panamá hacemos un llamado a la cordura, con la finalidad de buscar una solución a este conflicto”.

En virtud de salvaguardar los mejores intereses del país y del comercio marítimo internacional, “consideramos que la ACP debe acoger la disposición de los capitanes de remolcadores e iniciar un verdadero diálogo, al que sensatamente han accedido desde el día viernes 13 de abril“, exhortan.

Los prácticos piden que en esa negociación “se depongan las diferencias y se aclaren las responsabilidades del caso, pero sobre todo, se respete el debido proceso que amerita toda investigación”.

“Los prácticos del Canal de Panamá reiteramos, una vez más, nuestro compromiso con el país y con el comercio marítimo mundial, por lo que continuaremos con nuestro trabajo seguro e ininterrumpido, conscientes de la gran responsabilidad que ello conlleva“, indican.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title