A los Convencionales

El 21 de enero próximo se realizará una Convención Nacional Ordinaria de instalación y en la cual, se elegirá a la nueva Junta Directiva Nacional del partido.
José Raúl Mulino Q.

José Raúl Mulino Q.

Por: José Raúl Mulino Q. / Web -


Partamos de dos premisas: 1. Todos los miembros de CD deseamos ganar en las elecciones de mayo de 2019.  2.  La inmensa mayoría,  no un grupito ni cuatro gatos, de los miembros del partido no deseamos ser vinculados a Varela ni a su gobierno de ninguna manera.

Si ambas premisas son ciertas, y a mi juicio lo son, la respuesta lógica es apartarse, alejarse, de toda fórmula política que se asemeje o tienda a confundir esas premisas claras respecto del futuro político que deseamos forjar.  Todo lo que sea ganar y alejarse de Varela se acepta.  Todo lo que sea perder o acercarse a Varela se rechaza.

El 21 de enero próximo vamos a una Convención Nacional Ordinaria de instalación y en la cual, entre otras cosas o temas, se elegirá a la nueva Junta Directiva Nacional del partido, cargo por cargo, en votación secreta.  Eso impide las nóminas o listas, pero no las que se han denominado "pollas", usando la fórmula hípica de escoger ganadores por orden de entrada en las carreras.  He oído hablar de cinco o seis pollas.  Fui invitado la semana pasada a tratar de formar una, aclarando que yo no voy a correr a puesto alguno en la nueva Junta Directiva.  En todas, entiendo, Ricardo Martinelli y su esposa Marta correrán a Presidente y Primera Vicepresidenta respectivamente.  Sin embargo, no en todas las pollas están todos los que son ni son todos los que están. Lo único que a mi juicio debe estar claro es que, de parte de los Martinelli, debe quedar dilucidado ante los convencionales, que son los que eligen, con quienes ellos dos no están, por razón de validar las dos premisas con que encabecé estas reflexiones. Prestarse a cazabobos no se vale. De nada les sirve ganar y ser rehenes del resto de la nómina ganadora cercana a Varela.

El Secretario General aspira a reelegirse.  Tiene todo el derecho.  Lo acompañan directa o indirectamente diputados que no han jugado  su papel  opositor en la Asamblea Nacional - él tampoco en el partido - dentro de los que figuran directamente o por interpuestas personas, los tildados de desleales producto de sus reiteradas acciones progobierno en el seno legislativo y que enfrentan procesos de expulsión. O sea, de las dos premisas mencionadas arriba,  éstos quieren ganar, pero son varelistas o cercanos al varelismo a través de sus actos, su silencio en  40 meses o por el temor a represalias ( investigación y juzgamiento ) por Varela producto de sus hechos y actuaciones anteriores.  Es decir, si llegan a ganar, ganó Varela. Estoy, seguro, señores/as convencionales, que ustedes no desean ganar ahora para perder en mayo de 2019. Ver al CD en el regazo de Varela es tóxico, además de derrota segura.

LEE TAMBIÉN: Francolini: "Por culpa del Gobierno, Panamá es una economía en revoch"

Publicidad

He dicho no se cuantas veces que no me jacto de  "controlar" convencionales ni mucho menos de poder bajar las nefastas " líneas". Por supuesto que excluyo el intento de comprar conciencias con dinero, como ya se ha denunciado, o de prometer puestos en el gobierno próximo, como si el triunfo estuviera así de fácil.  Tengo gran cantidad de amigos convencionales que salieron por méritos propios. Respeto a todos porque los considero gente con criterio político para decidir libremente en la dirección que les parezca y no atendiendo a "dueños de su voto".  Por ello, en estos días he bajado la intensidad de mis reuniones hasta que pueda ver el panorama claro de la "polla" realmente no varelista. Para mi, un varelista contamina a todos, y hay nombres que espantan dando vueltas para ver cómo se postulan.


Ahora bien, espero que no se repita la experiencia pública y conocida de las elecciones internas del PRD y menos oír a Varela decir, como dijo de Pedro Miguel, que Popi lo puso con fondos de la Asamblea, escándalo que pasó advertido pero jamás investigado.  Aquí el Contralor Humbert juega un papel.  Cuidado refrenda contratos sospechosos de ahora o de hace unos meses en adelante de los diputados CD y que, con presta nombres, van a apoyar al candidato de Varela.  Sería vergonzoso, pero ya nada es imposible.

Debo entender que mis apreciaciones no gustan a lo interno por mil razones.  Pero mi obligación es advertirlas a los convencionales para que con claridad sepan que esta elección define el rumbo político del partido.  CD como casi todo Panamá es oposición por distintas motivaciones.  Pero la nuestra es única, por  lo menos la mía: no puedo estar con nadie que sea o represente a mis verdugos!  Más claro?

El 21 de enero espero no haya chequera, pero si aparece, que se defina entre chequera o dignidad política.  El voto será secreto. Cada quien decide.

José Raúl Mulino Q.