Block title
Block content
Block title
Block content

Mulino: Varela tiene que declarar

Por: José Raúl Mulino -

No soy amigo de la justicia mediática, pero ciertamente es la que prevalece y no me queda otra que usar esta vía para defenderme. Contrario al principio de que "lo que no está en el expediente, no está en el mundo", tengo que enfrentar medios que juzgan y condenan en una misma edición.

Hoy cumplo la cuarta semana arrestado. La semana pasada terminó con acciones en mi caso que deniegan justicia. A lo largo de mi indagatoria solicité varios testimonios claves. Empecé pidiendo el testimonio de todos los ministros del gabinete que me autorizó a firmar el contrato. Jamás he procurado solidarizarlos en cuanto al proceso, pero sí es importante para mi defensa que cada uno diga si en el trámite de autorización alguien se opuso o hubo reparos en cuanto a la contratación de los muchos que Aguilera y algunos medios oficialistas afanosamente ahora mencionan, ya que la autorización fue unánime.

Pues bien, me aprobaron solo testimonios de cuatro exministros: los de Jimmy Papadimitriu, Alberto Vallarino, Roberto Henriquez y Rómulo Roux. El primero ya declaró y estamos claros de que es cuchillo que corta hasta por la cacha y con una misión que cumplió, aunque en lo que a mi respecta no afecta. Los demás asistirán pronto. Me negaron el testimonio del hoy presidente Varela, entonces canciller, que permite el Art. 2105 y 2106 del Código Judicial.

Es imposible que esta causa avance sin que el entonces canciller explique todo lo concerniente a esa visita oficial y de dónde salió lo de la compra de los equipos (la actual Cancillería, en respuesta a oficio de la fiscal, eludió por completo responder sobre esa visita oficial con argumentos impropios con la historia y memoria institucional). Su certificación jurada es clave para mi defensa, ya que él conoce la génesis de todo.

Nótese que tampoco estoy inculpando al hoy mandatario de nada, pero él estuvo al mando de la política exterior en ese momento y su actuar no fue solo protocolar. Igual me negaron el testimonio del comisionado Belsio González, actual jefe de Senan, quien, al igual que el mandatario, responde vía certificación jurada. ¿Cómo no me permiten preguntar al jefe de la entidad receptora de los equipos, entidad esta cuyo "criterio" usa la fiscal para detenerme, entre otros lejanos al derecho y sentido común? Igualmente, el testimonio de la viceministra del MEF, Varela de Chinchilla, quien ordena los pagos a Selex en esta administración. Obviamente que recurriremos esa decisión de la fiscal, pero tras que fui indagado de último, fuera de término y hasta la semana pasada logré copia del expediente, ¿por qué me niegan pruebas vitales a las que tengo derecho para defenderme?

Claro estoy del porqué de estas decisiones. Es evidente que incomodo al Gobierno y que mi defensa pasa por aclarar muchas situaciones que hoy me afectan y que desconozco. ¡¡Pero es que son hechos públicos imposibles de ignorar!!

Además, ahora, a estas alturas, la fiscal pide una auditoría del contrato a la Contraloría, desconociendo que ya fue auditado en 2011. ¿Auditoría sobre auditoría? Pide ese ilegal y extemporáneo auxilio a Contraloría porque debe conocer más detalles del contrato para reforzar la investigación y derecho de las partes. ¿Entonces, me arrestó sin conocer esos detalles?

En fin, de seguro esto va a dar mucho que comentar y mientras pueda, lo haré a través de los 5 Mulino que hablan por mí.

Cada día mío aquí, es un día menos de todos ellos allá.

Block title
Block content
Block title
Block content