Block title
Block content
Block title
Block content

Propuestas diferentes para salir del hoyo económico

Propuestas diferentes para salir del hoyo económico

Por: Yorlenne Morales Crítica -

El economista Ernesto Bazán explicó su propuesta de ceder el derecho sobre el 20% de los aportes futuros del Canal de Panamá para conformar un fideicomiso de reconstrucción nacional de US$23 mil millones.

El también presidente de la calificadora EB Ratings aclaró que esa operación no afecta las operaciones, finanzas, estrategia y administración de la vía acuática. Se trata de titularizar flujos futuros del Tesoro Nacional, no del Canal de Panamá, dijo Bazán en la presentación del Informe "Al Día" bajo la dirección de Orlando Mendieta y en el que también se presentó la encuesta de Ditcher&Neira y el análisis de clima político de Temístocles De Obaldía.

Publicidad

Explicó que el Canal, las distribuidoras eléctricas y otras empresas donde el Estado tiene acciones, reparten dividendos que son entregados al Tesoro Nacional y la propuesta consiste en que una vez que lleguen al Tesoro, esas utilidades se pongan en fideicomiso y se cede el 20% de los derechos de esos flujos futuros en 36 años, que permitirían recaudar US$23 mil millones para la reconstrucción.

Ernesto Bazán alega que ese fondeo de $23 mil millones es el mínimo que debería invertir el país para un plan de reconstrucción económica. Ningún plan, ninguna buena idea puede resultar exitosa, si no se tiene el presupuesto, sino se tienen los fondos, y lo primero es conseguir los fondos o por lo menos diseñar la estructura de fondeo, alegó.

La propuesta de Bazán sugiere que del fideicomiso de reconstrucción se armen tres fondos.

El primer fondo sería para la inversión pública: carreteras, puentes, escuelas, hospitales, veredas, cuarto puente, Línea 3 del Metro, cuarta línea de transmisión y otros que suman $7,000 millones y así tenemos los proyectos para poder levantar la economía y enrumbarnos hacia un crecimiento económico.

El fondo 2 tendría que ver con las empresas y negocios, que han tenido un primer shock de ofertas, porque no se podía vender, abrir u operar, pero ahora viene el segundo brote que es cuando abran las tiendas o restaurantes y la gente no va a comprar, porque los que me iban a comprar, ya no tienen dinero, porque han perdido el empleo.

Hay que ayudar a estas empresas, el fondeo va a implicar un costo que lo va asumir el Estado, pero el Estado si quiere estimular lo tiene que dar al cero por ciento como lo está haciendo Estados Unidos, detalló el experto en calificación de riesgo.

La fórmula que propone Bazán es que los bancos reciban estos fondos y se los van a prestar primero a los profesionales independientes (dentista, abogado, contador) para capital de trabajo y hacer inversiones; a las microempresas, pequeñas y medianas empresas, también a grandes empresas, que generan mayor cantidad de empleos...será un financiamiento, un préstamo con interés blando.

Los bancos hacen una intermediación, se encargan de hacer la evaluación, reciben los fondos al 0 % y tienen que prestarlos a un interés bajo, ese interés debería ser de subasta, para ver quiénes darán los créditos al más bajo interés, monto, tasa. Hay 42 bancos en Panamá y esos participan en la subasta.

El fondo 3 sería de estabilización del sistema bancario, porque Panamá no se puede dar el lujo de que los bancos tengan problemas.

Para proteger a los bancos de esa solvencia, tenemos que tomar en cuenta que la cartera local bancaria es de US$68 billones y los créditos modificados de la mal denominada moratoria al 30 de junio, son de US$27 billones. No se regala nada a nadie simplemente, se protege lo bueno que tenemos, añadió Bazán.

Toda esta propuesta -explicó el economista- va acompañada de dos cosas, primero racionalización de gastos, reducción de gastos estatales con bajo impacto social, cierre de embajadas... no es el momento de despedir gente, la planilla esta abultada es verdad, pero no es el momento de despedir; hay que poner un tope salarial a funcionarios y a algunos que incluso tienen doble cheque, eliminar complementos a remuneraciones, como por ejemplo gastos de representación, viáticos, movilidades.

Otra sugerencia es establecer una contribución solidaria de US$1 por cada US$10 mil que recibimos por depósito bancario y eso serviría para cubrir el hueco del 20% del presupuesto por el uso de los fondos como garantía del fideicomiso. Aclaró que esto no es un impuesto. Al respecto, explicó que por ejemplo si una persona tiene un salario de US$10 mil por mes, deja 1 dólar de contribución por una sola vez, esto no va a la DGI, y se pueden recaudar $400 millones y el resto después de cubrir el servicio de la deuda, va al presupuesto.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content