Block title
Block content
Block title
Block content

Se complica guerra anti-Covid-19

Se complica guerra anti-Covid-19

Por: -

De los siete nuevos fallecidos ayer por coronavirus, seis son masculinos y una es mujer, cuyas edades oscilan entre los 51 y 80 años, quienes mantenían factores de riesgo como obesidad, diabetes, hipertensión y cardiopatías entre otros.

El paciente de 51 años no presentaba factores de riesgo; el de 82 años era cardiópata; el de 63 sufría de hipertensión Arterial; hubo dos decesos de contagiados de 80 a los que no les señala morbilidad; una diabética de 39 años y un señor de 72 años inmunosuprimido.

Publicidad

De los contagiados -con datos del jueves- 8,859 eran hombres y 6,185 mujeres.

Del total de 15,463 casos acumulados unos 4,964 permanecen en aislamiento domiciliario incluyendo a 607 en hoteles.

Por provincia la distribución de casos es: Panamá (9,802), Panamá Oeste (2,888), Veraguas (781), Colón (535), Chiriquí (430), Bocas del Toro (274), Darién (244), Guna Yala (244), Coclé (114), Ngäbe-Buglé (109), Los Santos (21) y Herrera (18).

Las provincias de Panamá y Oeste acumulan el 82% de los casos de Covid-19.

Con cifras no actualizadas por el MINSA, los corregimientos con mayor contagio son: Tocumen (782), Pacora (681), Arraiján (670), 24 de Diciembre (556), Curundú (440), Belisario Porras (434), Vista Alegre (409) y Pedregal (394).

El médico Jorge Prosperi destacó la necesidad de actuar en los corregimientos de alto contagio. Procede una campaña intensa de comunicación, dotación de mascarillas, pruebas de laboratorio, rastrear contactos, aislarlos e informar en las primeras 48 horas.

El cerco sanitario también se puede considerar, cuándo y dónde sea posible, pero Prosperi destaca que no podemos olvidar que la mayoría de los panameños que tienen un trabajo informal, o no tienen trabajo, y tienen que salir diariamente a la calle a buscar su sustento, viven en esos corregimientos. No podemos someterlos a otra cuarentena sin ofrecerles una solución integral a sus carencias, añadió.

Prosperi también cuestiona la coordinación entre el Minsa y la CSS como lo demuestra el hecho de que por varios días consecutivos se reportó que los datos no llegaban a tiempo. No hay duda de que este represamiento y acumulación de casos perjudicó el oportuno rastreo y detección de los contactos, que es la actividad central para controlar la epidemia, y su ineficiencia hace augurar un horizonte muy complicado, vaticinó.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content