Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Temen que destruyan escultura de $100 mil ubicada en el Parque Omar

La semana pasada, un mural pintado por más de 37 artistas latinoamericanos fue destruido, lo que provocó el repudio de personalidades del ámbito cultural

Una de las cuatro esculturas que existen se encuentra en Panamá

Por: Redacción / WEB -

Representantes del Museo Lucy Mattos, de Argentina están preocupados ante la posible destrucción de una escultura de la artista, valorada en 100 mil dólares, que se encuentra ubicada en el Parque Omar.

Los temores surgen luego de la destrucción de murales pintados por más de 37 artistas latinoamericanos, ocurrida la semana pasada y que provocó molestias entre quienes señalan al Despacho de la Primera Dama, como responsable de este hecho, por ser los administradores del lugar.

Publicidad
En una carta pública, Nora Rodríguez, Coordinadora- Curadora del Museo Lucy Mattos, expresó su temor por el futuro de la escultura que es un "Homenaje a la Mujer Latinoamericana", y que expresa los ideales de autonomía y libertad de elección de las féminas suramericanas, culturalmente dependientes de sus parejas.

Esta obra se encuentra en el Parque Omar desde 1995, luego de ser trasladada del Parque Héctor Gallego.

Rodríguez indicó que  con la destrucción de las obras colocadas en el Parque Omar, no solo se destruye lo material, sino que también la honestidad, la sensibilidad y el respeto por los artistas.

En la carta, Rodríguez  "pide apoyo, compresión y ayuda para marcar un punto de inflexión y un límite al abuso de poder sobre nuestros ideales".

La carta del Museo Lucy Mattos completa

Nuestro más afectuoso saludo.

Nos ponemos en contacto con usted para hacerle llegar nuestra más sincera preocupación por la situación que se está viviendo en Panamá debido a la destrucción del patrimonio cultural situado en el Parque Omar. Nos solidarizamos y compartimos el intenso dolor que genera a toda la comunidad Panameña el avasallamiento de la identidad cultural plasmada en la historia de la ciudad y de sus ciudadanos, mediante el arte y sus expresiones dentro del citado Parque.

Esta situación toma una dimensión mayúscula y entendemos que hay límites a los cuales no se pueden someter los valores culturales de ninguna sociedad.

No solo se destruye lo material, sino que va mas allá.

Se destruye la historia, la cultura, los valores y las voluntades que una vez hicieron brillar el Parque. Se destruye honestidad, la sensibilidad y el respeto por los artistas. Y esto es solo el principio.

Se busca romper el espíritu.

La escultura que sigue en pie no es nada más ni nada menos que un Homenaje a la Mujer Latinoamericana, dela escultora argentina, Lucy Mattos, que expresa sus ideales de autonomía y libertad de elección de las féminas suramericanas, culturalmente dependientes, sin derechos reconocidos.

Mujeres que hoy marcan una tendencia de lucha y de empoderamiento que no pueden pasar por alto este tipo de acciones que vulneran, atropellan y busca doblegar, hacer retroceder y menospreciar la libertad.

Lejos estamos pero unidas nos encontramos. A las mujeres que ayer, hoy y siempre empujan con su voluntad el cuidado de sus derechos y libertades les pedimos su apoyo, compresión y ayuda para marcar un punto de inflexión y un límite al abuso de poder sobre nuestros ideales.

Museo Lucy Mattos, Buenos Aires, Argentina, 18 de abril de 2019.

Lic. Nora Rodríguez, Coordinadora- Curadora

Destrucción de obra: "Ignorancia cultural"

Miembros de la Asociación de Artistas Plásticos de Panamá fueron los primeros en levantar su voz y expresar la molestia por lo ocurrido el pasado lunes 15 de abril el mismo día que ardía la Catedral de Notre Dame.

El escultor Edgar Urriola Espino explicó quelos murales fueron destruidos fue pintado por más de 37 artistas de diferentes países, entre ellos México, Argentina, Paraguay, Brasil, Israel, y Costa Rica, que decidieron unir su talento para dejar grabada parte de la cultura de Latinoamérica.

Los murales, de unos 3 metros y medio de alto por 20 metros de ancho, tardó unos dos meses en concluirse y desde el año 1993 había permanecido en el parque.

"La obra no se va a recuperar jamás", dijo el artistas quien catalogó esta acción como una "ignorancia cultural" e indicó además que "mataron el espíritu de todos los artistas que participaron en esta obra".

Las obras fueron financiadas en su momento por el despacho de la primera dama en aquel entonces, Ana Mae de Endara, y dirigida por la Asociación Panameña de Artistas Plásticos en el marco del Congreso Continental de Artistas Plásticos donde participaron artistas entre panameños y latinoamericanos.

El desacho de la Primera Dama, que administra el Parque no ha informado el por qué se destruyó el mural ni tampoco qué se colocará en el lugar que ocupaban los murales.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content