Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Transportistas en alerta ante monopolio de navieras

Por: Redacción / Crítica Impreso -

Los transportistas de carga comercial o contenedores en Panamá, se encuentran en alerta máxima, porque están siendo desplazados de su negocio por las principales navieras del mundo.

Todos los gremios y asociaciones de transportistas panameños aseguran que las navieras están incursionando en operaciones que siempre han estado reservadas para actividades complementarias a la parte del transporte marítimo, como es la parte del movimiento de la carga vía terrestre, corretaje de aduanas, agencias de cargas, suministro de alimentación a los barcos, entre otras operaciones conexas.

Publicidad

Eso forma parte de un modelo de negocio todo incluido que están ofreciendo las navieras en Panamá en donde hay una sola tarifa por transportar la carga contenerizada hasta la puerta del cliente, imponiéndole a los transportistas locales una tarifa al margan de la rentabilidad o que en mochos casos los obliga a no tomar el contrato y desaparecer.

La Asociación de Transporte de Carga de Panamá (Atracapa) y la Asociación Panameña de Agencias de Carga (APAC) advierten que el problema que en primera instancia los está afectando a ellos atenta contra las 12 mil plazas de empleo directo que genera este sector en Panamá.

Además de ello, estos gremios esperan encontrar apoyo de las autoridades nacionales ya que afirman que se trata de una actividad reservada solo para los panameños por ley.

Atracapa y APAC afirman que las grandes navieras como Maersk, MSC y CMA han implementado un modelo de negocio que llaman “todo incluido” en donde negocian un solo precio por contendores hasta la puerta del cliente o destino final de la carga. Para los transportistas panameños, este modelo amenaza con desplazarlos no solo a ellos que se dedican al negocio de la carga terrestre, sino también a otras actividades logísticas como el corretaje de aduanas, las agencias de carga, suministro de alimentos, y hasta el servicio de despacho de combustible.

Otros grupos de transportistas panameños apuntan que Maersk estaría incursionado en Panamá con su propia empresa de transporte. Incluso la Dirección General de Ingresos estaría auditando a una primera empresa que ofrece transporte terrestre para tratar de confirmar o no el vínculo con la naviera, ya que la actividad de transporte de carga comercial vía terrestre está reservado solo para los panameños, de acuerdo con la Ley 51 de 2017.

La Autoridad Marítima de Panamá (AMP) ya ha tratado el tema con las partes afectadas, pero los transportistas afirman que existe una especie de chantaje por parte de las grandes navieras que amenazan con irse de Panamá sino se les deja continuar con su nuevo modelo de negocio dirigido a la monopilización de la actividad o negocio.

Para Joaquín Meis, de APAC, el sector de transportistas panameños se encuentra muy preocupado por la estrategia de monopolio de las navieras que intenta sacarlos del mercado.

Como operadores del transporte terrestre de carga comercial serían las primeras víctimas del ambicioso plan de las grandes navieras, pero en la última fase también desplazarían a los corredores de aduanas y a todos los que ofrecen algún tipo de servicio en lo que es el transporte de carga comercial, manifestó Meis.

Agregó que “las navieras deberían mantenerse en el negocio de la carga marítima y dejarle oportunidades a otro tipo de empresas que son las que generan divisas que se quedan en el país. El dinero que hacen las navieras se va fuera de Panamá, y todo los que nosotros generamos se queda en el país”.

El transportista aseveró que el plan de monopolización de las navieras no solo afectará al negocio de carga comercial, sino a todo el desarrollo logístico incluyendo la misma operación de los puertos.

“Después de este paso buscarán contralor todo, hasta la operación de los puertos y eso nadie lo está viendo y piensan que solo nos afecta a nosotros como transporte terrestre. Es un tema muy preocupante y delicado que estamos analizado, pero ellos se están aprovechando que somos consciente que la última medida para nosotros es la huelga. Por eso estamos hablando con todas las autoridades que intervienen en la actividad. Queremos evitar esto, pero cuando empiezan a cerrar nuestras empresas no quedaría otra opción”, dijo Meis.

Julio Solís, dirigente de Atracapa, advirtió que todos los asociados de esta agrupación están preocupados por la situación con las navieras, principalmente Maersk, MSC, y CMA.

Señaló que por ahora las navieras han empezado a ofrecer tarifas de transporte terrestre por debajo de los costos reales, obligando al transportista panameño a salir de la operación por falta de rentabilidad.

“No podemos permitir que las navieras monopolicen la actividad. Nos están obligando a establecer tarifas que no podemos ofrecer”, reiteró Solís.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content