Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

¡Un cura en caso del hotel El Panamá!

La información fue revelada a los medios por el arzobispo José Domingo Ulloa en una conferencia en la que no se permitieron preguntas.

Redacción Crítica

Un sacerdote fue separado de sus funciones como párroco en la ciudad capital y de sus deberes como presbítero a causa de una investigación que adelanta el Ministerio Público, anunció el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa. El prelado no dio mayores detalles ni permitió preguntas.

El caso guardaría relación con un homicidio que se perpetró el 7 de julio en la habitación 47 del hotel El Panamá, donde murió Eduardo Alberto Calderón Ramos, de 36 años, y fue detenido su cuñado Adonis Santos Saavedra Ramos, de 42 años.

Publicidad

Desde un principio se comentó que la noche del homicidio había un evento religioso en el hotel y que hubo un manejo muy cerrado de las investigaciones.

Monseñor Ulloa acaba de retornar del Vaticano, donde se entrevistó con el papa Francisco y coordinó actividades de la Jornada Mundial de la Juventud. La declaración sobre el cura la ofreció tras oficiar la misa en honor a Santa María la Antigua, en la arena Roberto Durán.

Según el arzobispo, si bien la fiscalía no ha informado a las autoridades eclesiásticas que el sacerdote tenga “alguna acusación en contra”, su cese temporal se debe a “una previsión para que la justicia realice las investigaciones pertinentes relacionadas con este caso”.

Ulloa dijo que se actuará con apego a la ley y los valores que rigen la Iglesia, siguiendo las directrices concretas del papa Francisco y los protocolos emanados de la Conferencia Episcopal Panameña.

El prelado manifestó que designará a un sacerdote para que coordine y comunique todo con respecto a este tema “porque queremos poner las cosas sobre la mesa y yo tengo que estar viajando mucho y no me puedo ocupar, y por eso hemos delegado en un sacerdote para que, según el curso de estas investigaciones, podamos estar todos atentos de lo que va sucediendo”.

Sobre el cura –cuyo nombre ya se menciona en algunas redes sociales–, trascendió que permanece en una instalación de la iglesia en Las Cumbres.

Las detenciones en el caso del hotel El Panamá ya pasaron por el tamiz de un juez de garantías y un Tribunal Superior de Apelaciones, que mantuvieron la detención provisional de Adonis Santos Saavedra Ramos.

En la audiencia, la abogada Holanda Polo alegó que la prueba de ADN en la ropa de su cliente Adonis no coincide con la del muerto. En las toallas y sábanas de la habitación 47, el ADN logrado tampoco coincide con el de la víctima.

Otro detalle que revelaron es que Adonis y Eduardo Alberto Calderón fueron vistos juntos por última vez la madrugada de aquel 7 de julio, a las 2:30 a.m. aproximadamente, dentro de las instalaciones del hotel El Panamá, además, que el celular y la cédula del imputado fueron encontrados junto al cuerpo del hoy occiso.

Santos Saavedra salió de la habitación y horas después se retiró del hotel sin hacer el “check out” a sabiendas de lo ocurrido.

Trascendió que Adonis era cliente asiduo del hotel y del casino. Además se reveló que Calderón –quien falleció a causa de un golpe en la cabeza– presentaba una alta concentración de licor en la sangre.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title