Venezuela reduce sus fichas de inteligencia en Panamá

La crisis de liquidez del Gobierno de Venezuela ha obligado a reducir las operaciones de su aparato de inteligencia en países extranjeros, incluyendo Panamá, para concentrarse solo

La crisis de liquidez del Gobierno de Venezuela ha obligado a reducir las operaciones de su aparato de inteligencia en países extranjeros, incluyendo Panamá, para concentrarse solo en los considerados adversarios domésticos de la Revolución bolivariana, reportó el “Nuevo Herald”, citando a fuentes anónimas "familiarizadas con la situación".

Según la nota, "la falta de dinero está impactando las costosas operaciones en el exterior del régimen de Nicolás Maduro, incluyendo las de su cuerpo diplomático y las del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin)".

Los cambios también han significado el retorno a la Sebin de personal cubano que había sido previamente apartado por temor de altos dirigentes venezolanos de que La Habana estaba recaudando demasiada información sobre ellos.

Según la nota, el gobierno de Nicolás Maduro está dependiendo cada vez más de "mecanismos, recetas y personal" suministrados por Cuba, para enfrentar la crisis de protestas ciudadanas en las calles del país, que han sumado más de 40 muertos, 600 heridos y 2,000 detenidos.

“Los cubanos vuelven a tomar el Sebin”, dijo una de las fuentes. “La idea es poner un primo [un asesor cubano] en cada una de las direcciones [departamentos]”. Esto, según la nota, estaría “incrementando el malestar entre el personal venezolano en la entidad”.

La crisis, según las fuentes, ha llevado al chavismo a recalibrar las prioridades en el exterior del Sebin, donde tradicionalmente ha dedicado recursos para monitorear dirigentes hostiles a la Revolución bolivariana, incluyendo al expresidente colombiano Álvaro Uribe, a opositores en Miami y en Panamá, e incluso la Iglesia católica.