Se encuentra usted aquí

Block title
Block title
Block content

Sucia

Por: -

Sucia

Realmente creo que estoy sucia con esa cantidad de pelo en mi vulva. Para mí, es asqueroso, aunque mi marido me dice que le encanta que me deje la barba allá abajo, creo que me lo dice para tranquilizarme, pues sabe que para mí es difícil rasurarme porque mi bello púbico es abundante, con pelos muy gruesos y largos.

Respuesta

Con la moda del rasurado integral las mujeres jóvenes se pelan la mazorca, despluman a la pájara y la exponen a más infecciones al dejar la piel expuesta a bacterias. Si natura quisiera que la panocha no tuviera pelos, pues naceríamos sin pelos, pero no es así. Es imperante que volvamos a lo natural, que además es hermoso, la naturaleza es sabia y por algo nos puso pelos ahí. Chau.

Publicidad

La chiquita

La beba no solo es la más joven de la casa, sino que además es la más buena, con un cuerpo que da vértigo con las curvas de sus muy duras y levantadas nachas, redonditas y paradas, y sus preciosas bubies, sus caderas son una invitación al sexo duro. Lo único malo es que es mi cuñadita a la que me quiero apuntar y ella parece que no le importa pasar por la parrilla a su hermana mayor.

Respuesta

Montarse a dos hermanas es el sueño de todo macho Alfa que se respete, pero también es un tremendo rompecabezas si se descubre el escándalo en familia. Puede que esté muy buena, pero ella es para ti la fruta prohibida, que tenga la panocha grande no quiere decir que esté para que tú te la comas. Chau.

Miradas cruzadas

No me puedo poner un pantalón porque quedan los hombres babeándose y dando vueltas alrededor mío como si fueran abejas buscando miel. Y es que la tengo tan grande que se me marca clarita en los jeans, se ve todo el detalle. A mí no me incomoda lucirla, total, mirar es gratis, pero mi marido se pone de mal humor.

Respuesta

A mí no me engañas porque sé que eres un poquito exhibicionista mostrando lo que se te dio de más. Enseñar tu tontón grande no es un delito, aunque puede inquietar a los lujuriosos e incomodar a las envidiosas que deben hablar mal de ti por andar de artista siendo el centro de atracción, y a tu marido que se calme, tu cuerpo es tuyo. Chau.

Baja pasión

Al principio los dos hacíamos el amor con muchas ganas y frecuencia, esa pasión ha ido bajando hasta casi apagarse en mí, pero después de todos estos años de matrimonio, mi esposo sigue tan fogoso como siempre. ¿Será que ya no lo amo? ¿Qué pasa conmigo?

Respuesta

Lo cierto es que con el tiempo las mujeres sentimos menos urgencia de tener relaciones, pues las disfrutamos más, pero no necesitamos hacerlo todos los días como antes lo hacíamos. Son muchas las razones para este bajonazo. Las mujeres necesitamos más atenciones y que nos dediquen tiempo para revivir la vieja pasión. Chau.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title