Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

La muñeca que viste de papel periódico

Erika Santos es artesana oriunda de La Chorrera.

Lehisy Domínguez [email protected]

Erika Santos es artesana oriunda de La Chorrera y desde los 10 años nace su amor por todo lo relacionado con el arte. Sus pininos en esta industria se dieron cuando empezó a crear manualidades para sus familiares, sin embargo, con el paso del tiempo, este don fue creciendo, pero todo cambió cuando tuvo que empezar a trabajar, y como no le alcanzaba el tiempo, decidió dejar a un lado la creación de sus manualidades, sin saber que el destino tenía otro proyecto preparado para ella.

Todo sucedió cuando se quedó sin trabajo y al estar en esta situación le tocó implementar su propio negocio, y fue hacer muñecas con papel periódico y diseñar sobre sus cuerpos dibujos alusivos a la pollera y la pollera congo.

No ha contabilizado cuántas muñecas ha hecho, pero asegura que son muchas. El proceso que toma para realizar una pieza puede variar, pero sería como siete días. Erica dijo que primero corta el papel periódico en cuadros, luego tiene que hacer unos 80 rollitos de papel periódico, dependiendo del tamaño de la muñeca, una vez termina con eso, arma toda la estructura de la muñeca. Cuando tiene todo esto listo, empieza a pintar con pincel los dibujos que el cliente le pide, puede ser las labores de una pollera, las frutas más representativas de Panamá, flores como veraneras o papos, o el águila harpía, entre otros.

Luego le da una mano de barniz y otros secretitos que no revela; de esa manera, aunque se moje, la manualidad no se daña. "Cada detalle es pintado y dibujado a pulso, técnica que he mejorado con el paso del tiempo", explica la chorrerana.

Esta panameña señala que escogió como material principal papel periódico porque era mucho más económico a la hora de adquirirlos para sus creaciones. Santos dice que para ese entonces no contaba con el dinero para comprar pintura acrílica, barniz y acuarela. En muchas ocasiones le tocó pintar con esmalte de uñas y témperas que dejaban de usar sus niños y vecinos. "Para mí no hay excusa en la vida que valga para que las personas busquen la plata", expresó la artesana.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title