Block title
Block content
Block title
Block content

Armonizar

Por: Roquel Iván Cárdenas Catequista católico -

En la Biblia, Jesús nos dice que no reconciliarse con el hermano tiene consecuencias.

"Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él de camino, no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo". Mateo 5, 25s.

Esta es una parábola que nos muestra lo que les va a ocurrir a las personas que no procuran reconciliarse en esta vida con sus enemigos. El tiempo que se presenta mientras están en camino se refiere a la vida terrena. El juez representa a Dios que va a juzgar a cada uno de nosotros según nuestras acciones. Dios justo juez nos va a pedir cuentas de manera precisa de cada una de nuestras actuaciones con el prójimo, en la cárcel de la justicia divina. Jesús nos transmite esa idea cuando nos dice que no saldremos de ese castigo hasta que no paguemos hasta el último céntimo, que es la traducción del último "cuadrante" que era la cuarta parte de un "as" moneda romana que tenía un ínfimo valor.

Jesús nos manifiesta la importancia que Dios Padre le da a la relación humana al decirnos que Dios pedirá cuenta rigurosa de cada una de nuestras actuaciones en este aspecto. Por ello nos advierte que si no procuramos en esta vida reparar el daño que hemos infligido, no quedaremos impunes en la otra vida. En ocasiones hemos guardado rencor y hasta odio contra otras personas por motivos superfluos, es importante que procuremos hacer un esfuerzo con la ayuda de Dios, de ir poco a poco apagando la llama del rencor en nuestro corazón.

Block title
Block content
Block title
Block content