Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Basura

Por: Alfonso Zamora

Periodista

Nuestro país está inundado de basura y los ciudadanos la observan con la mayor indiferencia sin que se inmuten ni intenten cambiar de hábitos.

A esta situación debe agregarse la presencia de las aguas negras que recorren las calles y avenidas, cuyos olores nauseabundos son casi una costumbre.

Publicidad

Los conocidos “pataconcitos” abundan y si un turista recorre las vías citadinas, se encontrará con una cadena interminable de desperdicios.

El viajero pensará que somos un país de contradicciones entre modernidad e inmundicia.

Esta forma de actuar se repite en otros lugares, como el área de trabajo, las escuelas y hasta en nuestros propios hogares.

Cuántas enfermedades se producen por la falta de higiene, tanto individual como colectiva, sin que se promueva un cambio de actitud.

No es raro ver a las personas arrojar desperdicios en las calles y carreteras, ante la actitud impasible de las autoridades.

De esta conducta indiferente también se derivan comportamientos que van mucho más allá, tal como conducir bajo los efectos del alcohol o utilizar el celular, lo que ocasiona accidentes, en muchas ocasiones fatales.

Se habla mucho de crisis institucional, pero poco de la dejadez de los ciudadanos y las instituciones para resolver problemas domésticos como el de la basura.

Pero yendo más allá, existe un sistema educativo desfasado que no contempla cambios en la forma de pensar de la actual generación para forjar una transformación radical de nuestro comportamiento.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title