Celebrar la vida

Por: José Carlos García Fajardo [email protected] -

Durante nuestra formación, nos han inculcado la seguridad como valor fundamental. Nos han enseñado a huir del dolor, aún sin descodificarlo para conocer su mensaje. Nos hemos movido bajo criterios de culpa más que con los de la responsabilidad personal y social.

Han creado en nosotros un reflejo condicionado que se dispara como un mecanismo del que ya no somos conscientes: No “vale más lo que más cuesta”, o lo que no cuesta no vale. A mí no me cuesta querer a mis amigos, a mi esposa, a mis hijos y a mis nietos; no me digan que eso no vale y que no es virtuoso.

Publicidad

Me cuesta más herir y hacer sufrir, no cumplir con las tareas que he asumido, no disfrutar de la naturaleza y de la brisa, de la música y de la comida, del erotismo y del sexo, de los buenos libros y de los viajes, del placer de un silencio compartido, de la búsqueda de la verdad y de la justicia, de la libertad y de la solidaridad. Y del placer de fumarme un buen cigarro después de la cena.

Lo que me costaría mucho serían la mediocridad y la codicia, la envidia y la calumnia, el hacer daño a otro conscientemente, no saber decir “lo siento”. Me cuestan lo vulgar y lo obsceno, la insensibilidad y las ofensas gratuitas, la falta de responsabilidad y la infidelidad a la palabra dada, la falta de lealtad y el egoísmo, la vanidad que se me escapa y la impaciencia que se puede transformar en ira. Me cuesta más el desorden que el orden, actuar sin coherencia que sopesar las posibilidades, la suciedad que la higiene, pisar una flor que cultivar un jardín, beber un mal vino que beber agua, la ordinariez que la elegancia, la zafiedad que la cortesía. Me abruman los halagos y prefiero la austeridad sin estridencias.

Celebro todo lo positivo que ha habido en mi vida, los goces, las caricias, los saberes compartidos, las enseñanzas -aun las duras-, los buenos paisajes, los viajes, las universidades en las que he estudiado y los maestros que he tenido, los afectos recibidos y compartidos, las comidas y bebidas, los tejidos auténticos y sencillos, los baños y el sol, la nieve y la lluvia, el sueño y las vigilias… la familia. Y ese regalo de los nietos que, según la retranca hassídica, son “la recompensa que nos da el Cielo por no haber matado a los hijos”. Me imagino que quieren decir, por haberlos cuidado sin rendirnos.

Y la amistad, que perfecciona todas las formas de amar verdaderas. También el don de haber descubierto que nacimos para la felicidad, y que esta consiste en ser uno mismo. En poder hacer lo que queremos, y de que el camino está en querer lo que hacemos.