Block title
Block content
Block title
Block content

Comentarios

Por: Roberto Morelos Comentarista -

El periodismo panameño vive sus peores momentos y todo por la presentación por "periodistas" de un anteproyecto de ley "que reglamenta" la carrera profesional del periodismo en nuestro país y que desde su aparición ha sido fuertemente cuestionado, ya que en su contenido tiene graves restricciones a las libertades de expresión y de prensa. Los primeros rechazos provienen de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y, por otra parte, el Presidente de la República, Juan Carlos Varela, cuando señaló que su gobierno respeta la libertad de expresión y "acepta cuestionamientos y críticas" porque son parte de la democracia. Estas declaraciones del presidente Varela desde ya se consideran como que su gobierno no apoyará esta ley, es más, agregó que de ser aprobada en la Asamblea, sería vetada.

Transcurridas dos semanas de la presentación de este anteproyecto, la oposición al mismo crece cada día.[i] La conclusión es que le ha causado un daño terrible al periodismo de nuestro país, principalmente porque esta [/i]"ley guillotina"[i] fue apoyada por dos de los principales gremios de periodistas de Panamá. Otro detalle que se comenta es el triste papel que ha jugado la llamada sociedad civil, antes muy beligerante contra cualquier amago, según ellos, de violar la libertad de expresión, y que en esta ocasión, pese a la censura del anteproyecto por parte de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), han mantenido un "sospechoso silencio" y qué decir de esos medios de comunicación que se autoproclaman "baluartes de la libertad de expresión", en esta ocasión ni fu ni fa.[/i]

Expertos en la materia han señalado el carácter represivo de este anteproyecto de ley, que viola nuestra Constitución igual la Convención Interamericana de Derechos Humanos, como por ejemplo el artículo que penaliza con dos años de prisión a quien pretenda ejercer la profesión de periodista ilegalmente, de igual manera la creación de una "Comisión Técnica de Periodismo" que decidirá quién puede ser acreditado como periodista profesional en Panamá, también limitar a dos años el ejercicio de la profesión a los periodistas extranjeros; se obligará a la colegiación en las dos organizaciones que apoyan el anteproyecto, olvidando que esto fue derogado hace muchísimos años por la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.

Por último, este anteproyecto de ley humilla a esa generación de periodistas que, pese a no estar titulados, triunfaron en el periodismo nacional, me refiero a [i]Mario Velásquez, Tomás Alberto Cupas, Escolástico Calvo, Rodrigo Correa, Mayín Correa, Edwin Cabrera, Rubén Murgas, Nacho Valdés, Juan C. Tapia, Arquímedes Fernández, Guillermo Rodolfo Valdés,[/i] a ellos les insultan como [i]"los empíricos", "qué poca altura".[/i]

Block title
Block content
Block title
Block content