Block title
Block content
Block title
Block content

Compromiso de pareja

Por: Yadira Roquebert -

Desde muchos años atrás, escuchamos definir al hombre como el sexo fuerte, de seguro, es una expresión que no les agrada a muchas personas, principalmente a las mujeres, pero hoy pretendo abordar este tema, de la manera más neutral posible, con el fin de generar un debate, en base al sentir de algunas damas, de diferentes edades, que analizaban seriamente el tema.

Mujeres de más de 40 años sostenían que, la jornada laboral debería ser de seis horas diarias para el sexo femenino, sustentado en que descansan poco, atienden sus hogares, estudian, cuidan a sus hijos y cumplen con su rol de mujeres, esposas, profesionales, obreras, hijas y otras responsabilidades, que al día las llevan a descansar mucho menos de ocho horas.

Publicidad

También, manifestaban que sus maridos no les ayudan lo suficiente. Superan altas y bajas en el matrimonio y se esmeran por conservarlo. Los fines de semana sus parejas prefieren salir solos a compartir con sus amigos y ellas en casa a hacer los quehaceres que en la semana no se pudieron realizar y un buen día se enteran que a través de un edicto, publicado en un periódico, están divorciadas, sólo, como un ejemplo de lo que llegan a padecer.

Otras, de menos edad, coinciden en que las parejas jóvenes actuales, se comprometen más con el hogar, porque lo sienten suyos; además, comparten los quehaceres y hasta sacan tiempo para divertirse juntos.

Dos puntos de vista diferentes. Uno, quizás tiene sus orígenes en la época machista, donde el hombre se constituía en proveedor y la mujer se encargaba de administrar el hogar y cuidar de los hijos. El segundo, el resultado de la liberación femenina, donde la mujer decide estudiar, ser profesional o sin serlo, va en busca de un empleo que supla sus necesidades personales, del hogar y le dé más libertades.

En ambos casos, se observa que la mujer ha dejado de ser el sexo débil. Actualmente, en el campo laboral y en la crianza de sus hijos, ha superado paradigmas de otrora, y la misma naturaleza de ella de proteger a su familia, le limita sus horas de descanso.

Se trata de un tema que percibo en mi Panamá, el país de las oportunidades, y que traigo a colación para lograr ese debate en pareja, con la finalidad de corregir errores para fortalecer la empresa que un día decidieron emprender

Block title
Block content
Block title
Block content