Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Cuenta

Por: Por: Milcíades Ortiz Catedrático -

Entre los aspectos que hay que tomar en cuenta en las próximas elecciones, es que el voto de los Independientes va a favorecer al candidato del gobierno. Se supone que los que respaldan a los Independientes están en contra de la actual administración. Algunos analistas no le dan posibilidades a los Independientes para que ganen la presidencia, por distintas razones. Una de ellas es el centenar de años de elecciones con partidos políticos. Además, ellos no cuentan con la organización para promover el voto. Otro aspecto es que seguramente tendremos un presidente, que no logre una mayoría importante. Ya tuvimos uno que ganó con un tercio de los votos debido a que había bastantes candidatos. Por eso algunos hablan de que haya una segunda vuelta, entre los dos candidatos que tengan mayor cantidad de votos. De esa manera el nuevo presidente sería realmente el de la mayoría de los panameños. Lo que si es casi seguro, es que el capitalismo seguirá como sistema económico y social en Panamá. De los siete candidatos solo uno no es capitalista. Esto es un punto positivo para los inversionistas nacionales y extranjeros.

Sobre los candidatos hay que resaltar que tienen estudios universitarios. La mayoría de ellos goza de una buena posición económica. Todos tienen experiencia administrativa y han dirigido personal. Esto puede ser positivo para la nueva administración. Hay que resaltar que ya las provincias de Panamá y Colón no son las que deciden una elección. Ahora hay bastantes votantes “más allá del puente”. Esto lo saben los candidatos que han concentrado sus campañas en Panamá Oeste, Chiriquí, Veraguas, Coclé, etc. De los cuatro partidos que participan, tres ya han estado dirigiendo al país. Esto es una ventaja administrativa. Es curioso que en cuanto a planes de trabajo, ciertos proyectos se repiten. Hasta se ha llegado a señalar como algo novedoso, lo que ya existe hace años pero no es muy conocido. A pesar que las encuestas en un proceso electoral muchas veces fallan o son manipuladas, no se nota que un candidato esté sobrado. Pero la experiencia indica que hay miles de personas que deciden por quién votar a último momento por causas distintas. Ellos pueden definir el resultado. ( Dice el Cholito Mesero que ojalá no tengamos que votar por el “menos malo”).

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content