Block title
Block content
Block title
Block content

Delincuencia

Por: -

La delincuencia parece estar ganándole la batalla a las fuerzas del orden. La seguidilla de homicidios en Chiriquí, Colón y Panamá en los últimos días así parecen confirmarlo, mientras las estamentos de seguridad lucen como que tiraron la toalla.

Mientras esta realidad golpea a todos los sectores sociales del país, las autoridades intentan convencernos con láminas de power point, que la delincuencia ha disminuido.

Publicidad

Ya hemos abundado en torno a las raíces sociales de la delincuencia, entre estas el desempleo, ausencia de oportunidades educativas, alto costo de la vida y carencia de sustento básico para amplias capas de la población.

Empero, además de estas causas objetivas, el fenómeno de la corrupción, la falta de funcionamiento efectivo de las instituciones de administración de justicia, la impunidad en casos de alto perfil en el que aparecen vinculados allegados al actual gobierno, crean un clima generalizado de inconsciencia, 'poco importa', 'juega vivo' y mentalidad antisocial.

Que no vengan los jerarcas del gobierno a decir que los homicidios, robos y violaciones sexuales, entre otros delitos, son producto de ajuste de cuentas entre pandilla; nada más falso.

Todos los ciudadanos somos víctimas. Barriadas enteras están a merced de los maleantes que asaltan a ciudadanos inocentes y los estamentos de seguridad no son capaces de contenerlos.

El gobierno de Juan Carlos Varela falló en otra promesa: dar seguridad a los panameños. El mal llamado ‘Consejo de Seguridad’ se ha convertido en un instrumento de persecución política, desnaturalizando su función de planificar políticas públicas en materia de seguridad.

Cada cual que se defienda como pueda. No podemos contar con este gobierno para que proteja a los ciudadanos.

Block title
Block content
Block title
Block content