Block title
Block content
Block title
Block content

Deportistas con formación integral

Por: Yadira Roquebert Periodista -

Con el éxito que han logrado en extramuros algunos panameños que se decidieron por el deporte, cientos de jóvenes talentosos unos, disciplinados otros, se han entusiasmado por practicar una actividad. En ocasiones la familia se suma y los respalda, inclusive sin conocer mucho del deporte se van involucrando en el mismo, lo que se constituye en un gran soporte para el individuo que se inicia como atleta.

En otros escenarios, el muchacho se deja llevar por la presión de grupo e incursiona en una disciplina deportiva, muchas veces a espaldas de la familia, o en caso específico de los padres que ignoran detalles del juego que practica su hijo e inclusive hasta desconocen las amistades que lo llevan a practicarlo.

Publicidad

Esto es solo un ejemplo de los múltiples casos que pueden suscitarse con la juventud de mi Panamá, el país de las oportunidades. En principio los padres de familia descansan al saber que sus vástagos se desenvuelven en un medio donde el objetivo es desarrollar un deporte; sin considerar que es necesario que se involucren y dejen de mantenerse en la distancia. Conocer a las amistades de sus hijos, a los instructores, los sitios que frecuenta, así como las horas de práctica, les da a los menores la seguridad de que tienen quién los represente y apoye, además de que no son un árbol sin sombra, como dice mi padre.

Alcanzar el éxito a través de una disciplina deportiva es una tarea de años, donde el atleta y su núcleo familiar manejan elementos como los estudios, preparación física, valores y la formación espiritual, todos son importantes y necesarios para llevar un equilibrio en la vida y formarse integralmente.

Los hechos registrados recientemente con tres jugadores de fútbol, integrantes de la LPF, es una alerta para la sociedad, la familia, dirigentes y autoridades. Dedicarse al deporte es una carrera efímera que requiere que el individuo se forme de manera integral, que no abandone los estudios, por el contrario, se haga de una profesión que le permita desempeñarse a futuro, de manera que la tentación no lo lleve a cometer errores lamentables que pongan en peligro su libertad y en ocasiones hasta su vida.

Que los hechos que se registran con atletas, más que lamentarnos, se constituyan en una lección que requiere la pronta intervención de entes involucrados, pues los deportistas, además de una formación óptima en la disciplina que practican necesitan ser formados integralmente.

Block title
Block content
Block title
Block content