Disturbios universitarios

Por: Redacción -

Las autoridades de la Universidad de Panamá no pueden permitir que manifestantes enmascarados y provistos de biombos y canicas, utilicen como escudo ese centro de enseñanza superior para protagonizar desordenes callejeros.

La pregunta que surge es: ¿como se introducen ese tipo de implementos a la universidad, sin que los controles propios de la seguridad interna no detecten esas situaciones? De igual forma, es un misterio la identidad de muchos de estos enmascarados. ¿Son estudiantes o infiltrados?

Publicidad

Este año, las autoridades universitarias establecieron controles supuestamente más estrictos para la entrada y salida de personas y vehículos en el campus, lo que hace aun más incomprensible que se siga repitiendo lo ocurrido el viernes.

Los universitarios tienen todo el derecho de protestar en las aceras a lo largo de la vía Bolívar frente a la Casa de Méndez Pereira, pero no se puede andar con máscaras o rostros pintados y lanzar toda clase de objetos contundentes contra los vehículos en tránsito o las autoridades que intentan poner orden.

Por años se recurre a esa mala práctica, pero pocas son las acciones disciplinarias que se adoptan, salvo la suspensión de clases con las cuales el pequeño grupo que protesta de manera violenta, afecta al resto del estudiantado que cada día acude a recibir enseñanza superior para transformarse en un profesional. No son los antimotines, sino las autoridades universitarias las responsables por acabar con estos grupos irresponsables. El prestigio de la