Doble rasero

Redacción

Lo que siempre han denunciado jerarcas del actual Gobierno, en el sentido de que algunos poderosos medios de comunicación tienen agendas ocultas, en el manejo de la información, en función de determinados intereses políticos, parece confirmarse ahora con el escándalo en el que se menciona al vicepresidente y candidato presidencial Juan Carlos Varela.

Esto salta a la vista, si comparamos las menciones que se hacen en estos medios de un proceso judicial en Italia, en el que ningún panameño está acusado, con el proceso llevado a cabo en un tribunal de Albany, Nueva York, en el que la hija de un íntimo allegado a Varela fue condenada por un caso de blanqueo de capitales, producto de apuestas ilegales por internet.

Hay un doble rasero. Se ignoran los casos en los que se mencionan a los opositores, pero se magnifican los que mencionan a figuras del oficialismo.

El panameño no es tonto, ve los despliegues informativos en supuestas noticias que se cree puedan dañar la imagen de los políticos oficialistas, pero igualmente ve el mínimo de visibilidad de noticias que sí involucran conductas delictivas de allegados a políticos opositores.

También ven los panameños cómo las obras que el Gobierno hace no son publicadas en las pantallas de medios que tienen otra agenda que no es la de informar.

Lo triste es que estos medios sí aceptan el dinero de los anuncios pagados del Gobierno, al tiempo que arrecian en sus ataques a la actual administración, en un acto de suprema hipocresía.