Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

El bautismo de Juan

Por Roquel Iván Cárdenas

Catequista

[email protected]

El bautismo que recibió Jesús de manos de Juan el Bautista es completamente diferente al que recibimos nosotros hoy día. El bautismo de Juan era bautismo de conversión y preparación para la venida del Mesías, como lo dice Lucas 3,3 “Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados”. Y Mateo 3,3 “Este es aquel de quien habla el profeta Isaías cuando dice: ‘Voz que clama en el desierto preparen el camino del Señor’”. El bautismo de Juan es bautismo de agua solamente, como nos dice Mateo 3,11 “Yo los bautizo con agua para conversión; pero aquel que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de llevarles las sandalias. Él los bautizará en Espíritu Santo y fuego. Juan bautiza a Jesús para cumplir con la voluntad de Dios. Porque como nos dice el mismo Juan Bautista:

“Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel.” (Juan 1, 31). Esta frase es muy insinuante porque por el parentesco que su madre tenía con la madre de Jesús, es probable que haya visto a Jesús en el pasado. Sin embargo, no es hasta este momento que se percata quién es en realidad Jesús y por ello lo da a conocer. Por eso, a partir de ese conocimiento es que en el bautismo de Juan se inaugura lo que llamamos la vida pública de Jesús o la predicación del Reino de los Cielos. Esto inicia por el testimonio de otro, al igual nosotros conocimos a Jesús porque otro nos dio testimonio de Él. Debemos preguntarnos ¿me ocupo de presentar a Jesús a los demás?

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title